1 may. 2016

Jardines

¿Cuán extraños somos?

el humano, el ser,
individual o no,
el alma, el cuerpo,
no son uno, no,
podría dibujarte un mapa sobre mí.

Has de dar vida
otras las has de robar,
odias la tuya,
solo por eso deberías morir,
ascenso, descenso,
tierra, cielo,
aquí.

Abre tus manos,
hacia el fin del día,
abre tus brazos,
para reposar en su seno,
te cuidaran,
hasta el infinito
y más.

Jardines,
rojas flores, negras,
espinas
sangre,
caminos de carne putrefacta,
jardines de muerte,
lluvias de lágrimas y más sangre,
y las lágrimas,
y las lágrimas.

Truenos
desgarradores gritos,
no hay luz en los rayos,
solo obscuridad,
aquí, el todo,
es la nada absoluta.

No hay vida para dar,
nada ya,
nada para quitar,
acepto entonces tus brazos,
y paseare contigo
eternamente
por tus jardines.

E.I.

http://poesiasoscuras.blogspot.com.ar

27 abr. 2016

M 27042016:13.33

Cerca tan cerca

tan cerca
tanto que abro tu piel
y descanso en tu interior.

Cerca
tanto que ni siquiera puedo tocarte
tan cerca
tan dentro de ti
que nada puedo ver
pues tu cuerpo me encierra.

Encerrado,
atrapado,
el animal
muere en su bosque,
en las entrañas de su bosque.

No busco escapar,
busco quedarme cerca,
pero poder verte,
así solo tu reflejo puedo ver.
Y no es bueno para mí,
tras tus ojos no quiero estar.

Ya no soy
he dejado a un lado
la existencia,
he dejado de llevarme el aire
he dejado de ocupar los lugares
me he llevado la existencia
lejos de la realidad.

Cerca, cerca
tanto,
que no soy yo,
y no se ya,
que soy,
que seré,
tan cerca,
que te he perdido.




24 abr. 2016

Dia

Enfermo despertar,

el indeseable día,
otra vez,
aquí,
metido en mi habitación
en mis sabanas,
espantando a mi bella noche,
amante sin condiciones,
inundas mi cuarto con tu luz
y muestras cada defecto,
cada grieta,
cada partícula de polvo
flotando allí
cerca de la ventana.

Parpados pegados,
abrirlos
se convierte en algo tortuoso,
allí va el momento,
tu calor me expulsa
el golpe,
el frio piso,
y en esa mezcla
mis ojos son tuyos ya,
para que muestres
lo que desees.

El grito ahuyenta
a las aves reunidas en mi ventana,
hilo de sangre,
un costado helado,
un costado muerto,
el ser,
que no es,
aun no del todo,
nacer cada día,
lo borra todo
y todo,
duele un poco más.

El sonido no llega,
y sé que no lo hará,
arrastrándome ya
por el camino,
pierdo mis fuerzas,
olvido el porqué,
y el día,
presiona sobre mi cabeza,
y me aplasta.

Nada llega,
las imágenes mienten,
bella obscuridad mía
¿dónde me esperas?
ya no puedo arrastrarme,
ya no más,
y en el medio de este camino,
termino,
aplastado por el día,
un día que jamás
debería haber vivido.

E.I.

http://poesiasoscuras.blogspot.com.ar

23 abr. 2016

Ser

Fue,

es,
una pesadilla,
quizá por eso todo es tan claro,
la verdad es una bofetada que despierta
agua fría que abre los ojos,
todas esas almas fatigadas,
algunas cercenadas,
y los cuerpos
han quedad huecos
sin destino
sin final.

Abrazados por la pena
por los recuerdos
de lo que fueron
de lo que jamás serán,
ahora,
solo carne, huesos y piel.

Y no tocar tu piel,
y no ver tu alma,
y la mía ahora espantada,
siempre queriendo tentarla,
tu agua,
no está, te has secado,
mis manos,
no están,
el cuervo en tu hombro
las ha devorado,
y los famélicos demonios
emergen de los ríos para terminar
lo que comenzaron.

Vacío,
ahogado en la inmensidad
de tus ojos,
salvación que solo es
una palabra,
tu na has venido
¿es que siquiera existes?
¿sueños amigos, enemigos?
¿mi ángel o mi paciente demonio?

Mira hacia abajo,
desganado,
y no hay cielo,
arriba solo llamas,
tarde para lágrimas,
tarde para mezclar nuestras pieles,
tarde para dulces palabras
tarde,
drenado por innombrables seres,
abatido dejo a mi ser,
y parte de las cenizas,
pronto, muy pronto,
seré.

E.I.
http://poesiasoscuras.blogspot.com.ar


17 abr. 2016

Ojos (v)

Fría caricia del pasado,

se presenta aquí
hoy
presente
pronto pasado,
se acerca
despojada de vergüenzas
libre.

El lugar no existe,
queda solo el reflejo
en tu profunda mirada,
profunda e inquietante mirada.

La carne tiembla
el cuerpo se estremece por completo
esa caricia,
podría y será mortal,
llega desde lejos
buscando,
solo por ti.

Un rostro que se transforma
ángel
demonio,
y la tierra,
que nada sabe de ti,
solo el fuego
puede saber de lo que haces.

Escondida
tras una tristeza de cristal,
empapando los hombros
de tus victimas
con acidas lágrimas,
así llegas.
Fría caricia luego,
un beso de despedida,
aun,
cuando estas llegando,
una caricia más,
una sonrisa,
y luego la obscuridad
el silencio,
y el reflejo en tus ojos.

E.I.

http://poesiasoscuras.blogspot.com.ar

9 abr. 2016

Duerme

Repetidas noches en vela,

noches que no se repiten,
el insomnio se revela
y ya no se va,
se acuesta y se levanta
cada vez que tú lo haces.

Ya no sueñas como antes
las noches son latigazos
en tus ojos,
sales de tu lecho
para arrojarte en el viejo sillón,
amarilla luz
dando vida al hermoso libro,
aun así,
tu lectura profunda
no puede llevarte
como en otrora
a la tierra de los sueños.

Temblando
vas por la calle
que lleva a lúgubre lugar,
juntos los brazos
para que el temblor
no sea tan visible,
ahora,
solo queda la espera,
y el regresar.

Vuelves por tu sueño,
rezas para esta noche,
dormir,
abres tus brazos a la noche,
abres tus brazos,
cierras tus ojos,
un dulce movimiento de ojos
parece decir que te iras de aquí.

Más engañado eres,
solo una bofetada del insomnio
y otra vez la noche es día,
y no puedes volver a tu hogar
el que se construye en los sueños,
la espera es insoportable.

De alguna manera
recuerdas,
la ventana rota,
la distancia hacia sueño,
y como volar hacia él.

E.I.

http://poesiasoscuras.blogspot.com.ar

8 abr. 2016

Que dejarte

Que dejarte

Prosa o poesía. Musica o monotonía. Rima, o los acontecimientos, reales u inventados, y eso que se imagina tiene algo de real, algo de tierra, algo de aquí, algo terrenal, algo. Siempre.
Puedo imaginar cosas que jamas se te ocurrirían, ni en tus pesadillas mas febriles, hirvientes pesadillas, en donde hasta la piel pesa, acalora. Te incinera.
Quisieras arrancar tu piel, que la carne sienta este pútrido aire que corre, que se empape de sudor, el que en las sabanas dejas, pero no. Ni siquiera en ese estado, podrias imaginar lo que yo.
Y quizá, quizá, también allí, se encuentre una pizca de realidad, pasada por alto, infima, pero allí esta, arruinándolo todo.

Prosa o poesía.
Que debería escribir quien quiera tocar tu alma, besar tu corazón.
¿Deberian ser hermosas rimas, llenas de colores, enlazadas musicalmente por terminaciones que saben a comienzos?
O solo debería ser prosa, un cuento, un relato, la rutina de una persona, de algo, el pasar de un dia tormentoso, el relato del peor de tus días, el atormentado personaje que solo encuentra paz, en el fuego de un cigarro, en el fondo de una botella, en crujido de un paquete de pastillas, en el “click” de un pedazo de metal, el cual seria el ultimo sonido, ya que el resto será borrado.

¿Que te es lo que te deshace?, ¿lo que te deja con tus armas bajas?. ¿lo que te hace totalmente vulnerable?, ¿Qué!?

Creo saber. Creo no saber. Puedo adivinar, y…puedo no equivocarme.

Puñal, tras puñal…y asi sigue por varios renglones, cientos de puñales, y aun en mi cuerpo hay lugar para mas. Hay mas sangre para verter, hay mas dolor para sentir.
Aunque el dolor, luego de tanto, se hace normal, tanto asi, que respirar y recibir el daño, es lo mismo. Si, lo mismo.

Me entierras, y escapo. Escapo y me entierras.
Escucho las mentiras del mundo, de mi entorno, de ti, y las acepto, escucho y no respondo, callo, eso significa, que las acepto, acaso no es que se dice que “callar es otrorgar”, pues bien, otorgo mi credulidad. Y eso no me convierte en un estúpido, al menos no en uno completo.
Es solo para ganar tiempo, no tolero explicaciones estúpidas, de gente aun mas estúpida, que cree que sus mentiras ganaran terreno. Solo las dejo pasar, y pasemos a otro tema.

Poesia o prosa, que será.

Explota en mi la poesía, y veo que no es lo que mancha estas hojas.

Abandono los papeles, pienso, salgo y fumo uno, dos, tres cigarrillos, no encuentro la solución allí, tampoco la poesía, y las musas no vuelan por aquí esta noche.
Las estrellas se apagan a medida que las observo, el viento me esquiva y la noche, hoy, no ayuda.
Solo me encierro con mis pensamientos, y no hay odio, no hay amor, no hay nada.
Una imagen aparece, una mirada, una sonrisa, un golpe, despierto y comienzo a escribir, sin pensar, pues mi mano sola se mueve, sola dibuja las letras, forma las palabras, organiza las oraciones.
Sin duda hablan de ti, sin duda cosas bellas, sin duda nada bueno sobre mi.
Entre todos mis defectos, esta ese, en el que yo mismo saboteo mis mensajes, en donde yo soy la mismísima piedra con la que tropiezo, y para el resto, soy la piedra que los ayuda a cruzar el alambrado.
Me lamento de ser un imbécil, pero solo en mi cuarto, no por allí.
El imbécil que calla, y que luego solo habla. Tantas veces repaso los discursos, las conversaciones, y luego…nada. Absolutamente nada. Ni una palabra.
Llegada la hora de la partida, de la ausencia (eterna ausencia) todas esas palabras vuelven a mi, enriquecidas, aumentadas, con mas poder.
Me rio como loco, pues, ya de nada sirven, es comida podrida, nada bueno, para nadie.
Autosabotaje.

Quisiera dejar una poesía, o dos, o quizá una buena historia, alguna que sirva, por ejemplo para un inútil como este que escribe hoy, porque hoy, es mañana o mucho tiempo mas alla para otra persona que lo lea.
Quiza, no haya mañana y esto sea todo en vano.
Pero pensemos que habrá alguno.

En soledad, como siempre escribo, puede estar rodeado del mismísimo mundo, todos a la vez, un mar de gente, todos aquí, y no los veria, no los escucharía, me tocarían y mi cuerpo estaría apagado a todo, solo estaría abocado a escribir, a una imagen, a un personaje, que como decía, siempre tiene algo de aquí.
Todo seria para completar lo que deseo dejar, en el medio de una vorágine de cuerpos, el mas solitario de los lobos, el mas hambriento de ellos. Alli. En el medio.

Recordando cosas que no ocurrieron, observando imágenes que nunca se detuvieron en el tiempo, que el tiempo nunca robo. Viajando a lugares que aun no existen, bebiendo y comiendo lo que no sabe, lo que no sacia los cuerpos.
El calor de las noches, calor que ceden los cuerpos en roce, las miradas mezcladas, el sabor de los cuerpos.
Tanto para imaginar. Tanto para dejar.
Pero ya no puedo.
Pues, los sueños me consumen, en realidad, me consume el despertar. El choque con la realidad, con lo que jamas se concreta, es insoportable, es un vacio penoso. Que duele, y como duele.
Nada puede llenarlo, nada puede apagar el fuego, nada puede hacerme sentir mejor, nada, nada.

Solo me queda el ultimo sonido, la hoja rasgada, pensar que esto esta bien, que alguien lo leera, lo esconderé por allí, y alguien, lo leera.
A mi me queda eso, el sonido de la hoja que se esconde, el lápiz que se quiebra y el “click”.

E.I.

http://poesiasoscuras.blogspot.com.ar

3 abr. 2016

Nacer (III)

                                  

Espesa llanura
hasta llegar allí,
casi puedo tocarla
tan cerca,
más nunca tan alejada.

Curiosa luz,
que se deja ver,
las formas aquí
ahora saben la salida,
la entrada a otro lugar.

Siento los latidos
mientras corro hacia la luz,
solo puedo caer
y romper en llanto
al ser atrapado por tanta luz.

El camino me espera,
tal como soy,
y tan maldito
como mi arribo.

Ansiaba la salida
ansiaba el color,
un extraño,
nada más, y mucho menos,
esquivando tus flechas,
escondiéndome de tus demonios
aquí, solo,
cierro los ojos,
y busco algo allí, en mi obscuridad.

El viento contra el cuerpo,
jamás a favor,
los golpes asestados,
terrible y angustioso dolor,
colores que borras,
lugares que desaparecen
bajo tu capricho
bajo tu codo.

Me reflejas en tus aguas,
me arrojas figuras de un futuro
en llamas,
vestido de odio,
no puedo hacer otra cosa que maldecir
y gritar, y ahogarme
y tragarme todas las ilusiones
borrar mis sueños.

Toco esta agua,
hierve,
más no ha de importar,
tus imágenes me quitaron los sentidos,
solo cierro los puños,
los coloco en mis ojos,
y vuelvo a la obscuridad,
a le negrura de tus fondos,
de donde nunca debería haber salido.


E.I.

poesiasoscuras.blogspot.com.ar

2 abr. 2016

Loco

El Loco, o no, sí señor, en mayúsculas, porque este Loco, no se hace, y aquí aplica la gastada frase, “locos los otros”.
Él sabe, él lo descubrió, solo, absolutamente solo, el vio la verdad frente a sus ojos, esa que siempre se muestra, pero nadie desea ver, el vio todo, y más, mucho más, y callo, su boca se cerró, para siempre.

El, sentado en su trono de piedras, piedras blancas, tan blancas que el brillo del sol daña los ojos, y lo único para protegerse de su brillo, para no quedar ciego por esos destellos (que aun nadie sabe si son del Loco o de las piedras), es apretar violentamente los parpados y mover la cabeza hacia abajo, de lo contrario, quizá, esto tampoco nadie lo sabe, el brillo, te haga ver la verdad.
Su trono de piedras, algunas filosas, que se clavan en su cuerpo, siendo ya parte de él, se clavan en su espalda, brazos y piernas, la blancura de las piedras se ve manchada por roja sangre que se arrastra lentamente por entre ellas, sangre que el Loco, pierde, pero porque quiere. Y quizás porque estas piedras no quieren ser molestadas por este ser, que tanto sabe de la naturaleza, de la vida.

Así, pasa el día, no se mueve, casi ni respira, por ahí, puede verse una lágrima que va saltando por sus largas pestañas, hasta llegar a su nariz y encontrarse con su destino, deslizarse por toda su cara y mezclarse con la sangre en las piedras. Lágrimas y sangre. Combinación extraña.

Loco, si pudieras hablar, ¡cuántas verdades escupirías!, y todos serian como tú, ¿Locos?, ¿cuerdos?, ¿qué línea es la que divide, puede alguien diferenciarlo?

Sin que nadie lo note, se pone de pie, se dirige a una puerta, la de salida, una vieja puerta construida de puro hierro, completamente oxidada, maltratada por el maldito tiempo, la puerta está abierta, y el, mira y mira, para luego, solo aferrarse fuertemente a las viejas y oxidadas rejas, sigue observando la salida, el otro lado, pero teme, ya que él SABE y los de afuera NO.
Si bien sus labios están sellados, algunos que saben de él y lo que él sabe, desean darle terrible muerte.

Tanta fuerza sobre esas rejas, la carne no resiste y se abre, otra vez, su sangre se mezcla, esta vez con el viejo oxido de la puerta.
Y allí, en ese justo momento ve cual es la verdadera salida, su eterna libertad, no la libertad que los de afuera creen vivir, la “verdadera”, sin límites.
Ya sabe cuál es, la analiza, la estudia, y su cabeza está metida entre las rejas.
Se inclina un poco, y se suelta de golpe de las rejas, surca el aire hasta llegar al filo de la puerta, su cuello toca el óxido, otra vez la mezcla, otra vez la sangre, y estas puertas viejas odian ser tocadas, entonces apartan al Loco de su cabeza, de su cuerpo, así la vieja puerta se ve liberada, y el Loco…también.


E.I.

poesiasoscuras.blogspot.com.ar

24 mar. 2016

Dudas

Hay almas que no serán salvadas,

¿contaran la tuya por allí?,
¿puedes contarme algo de ella?,
algo que no sepa,
lo cual es…todo.

Sé que es algo,
algo que nos abandona
o nos eleva,
más no puedo decir yo,
que es,
realmente que es,
y dices que es algo que vive en mí.

Contrario
respondo que vive en nuestras cabezas,
un personaje en el libro
que nos proponen alabar,
es el medio por el cual
nos infunden el temor,
temor al martirio eterno,
temores sin fundamento.

Creo en lo que veo
y abrazo ese pensamiento
pero, entonces,
¿qué pasaría con mis sueños?
los vivo, pero no los veo,
solo sueños,
¿ese tiempo es tiempo perdido?
no puede serlo
pues es la vida que deseo.

¿Es una muerte soñada?
si lo es,
empújame al infinito,
enciérrame en el laberinto
y corta antes
un poco mis venas.

Si mi mente, no puede
mi cuerpo tampoco podrá,
necesito creer
que mi vida es un sueño
y que existe,
si no fuese así,
solo soy un muerto
divagando por la tierra,
con o sin alma,
caminando entre los que no sueñan.

Pienso luego,
que es así como yo siento,
cada sol es una montaña
y debe ser escalada,
más nunca muestra su cima, su fin,
no se ve el sol,
no se ve la luna,
no veo tu mano,
no veo mi alma elevándome,
entonces,
solo me dejo caer,
caer y caer.

E.I.

poesiasoscuras.blogspot.com.ar