17 de abr. de 2015

Furia de repente

Con la furia del volcán,
con la furia del inocente,
arrasándolo todo
absorbiéndolo todo,
nada en el inicio,
menos que la nada infinita,
y así,
aun así,
de un momento a otro,
existes.

Entre valles olvidados
y bosques incinerados,
bosques que llevas en tus manos,
el verde que ya no es tanto,
entre las callejuelas infectas
de tu mente,
entre las opciones
que no son más que una,
el engaño,
siempre presente.
Buscando tu alma
cada vez que dudas.

Existes,
y aun así,
no eres nada,
la lluvia no te toca
y mueres en tu fuego.
Mueres y aun corres,
las rodillas rotas,
de tanto caer y caer.
Ya nada importa,
despídete,
y sigue existiendo.



12 de abr. de 2015

Dias

Retírense

ustedes que golpean mi lapida
retírense
vuelvan a sus cuevas
donde la obscuridad
y el temor
es todo lo que conocen.

Dejen mi piedra,
inmaculada,
aléjense con sus ideas
de blanca memoria
de inútil impoluta alma.

Reptaron por su vida
arrastrando al ingenuo
arrastrando al inocente,
déjame, deja lo que soy,
seré y quién sabe si existe después.

Si,
reptamos por esta amarga
e inútil vida,
solo instantes,
instantes, que parecen eternos.

Al llegar,
todo es lejano,
porque ustedes se ocultan,
luego la inmortalidad
se convierte en el más frágil cristal
que ni siquiera sabias que existe.

Reptando,
instantes de felicidad
o algo similar,
instantes,
entonces,
que es algún pecado
para darle algo de sabor
a la amarga caminata,
al amargo sabor de la tierra.

Un pequeño escape,
una mancha en el alma,
una memoria no tan blanca,
eso hace que lo amargo,
sepa un poco más dulce,
un poco más vivo,
un poco,
que sea suficiente.
Que se vea
la miel
de la libertad derramándose en mi boca.

Déjenme,
aléjense,
muerto nacido,
muerto viviendo,
cuando lleguen a buscarme
será tarde,
y estaré riendo,
relamiendo mi boca,
saboreando algo
que ustedes, malditos reptantes
no conocen.

Sé que arrancaron
algo mío,
el engaño les fue fructífero
sin esa parte me han dejado,
por eso me arrastro,
por eso derramo una lágrima
cada día, cada noche,
por eso he mandado a construir esta casa,
la que me oculta de su vista,
del recuerdo que me consume
y devora hasta los huesos.



5 de abr. de 2015

Nunca fue

Nunca fue niño

nunca viejo
conocía la mentira
y la transformo en su verdad,
el ya no vive,
no muere.

Corre y corre,
nunca descansa,
agitado, agitado, siempre agitado,
el aquí, el ahora
no hay tal cosa como el pasado,
nada que indique un futuro,
es el aquí, aquí, aquí y ahora,
ahora, ahora, ya,
este instante,
esta inhalación de aire.

La velocidad del tiempo
ese tiempo,
la velocidad de su “no” vida,
su “no” muerte,
su fugaz paso,
tantas rostros,
tantas manos,
las palabras se amontonan,
las hojas en brillante blanco se llenan,
los ojos enrojecen,
la debilidad lo asquea,
lo precario de los cuerpos
lo aflige,
ya no se preocupa.

Sabe que no fue culpable,
solo llego,
el llamado fue una mentira,
sabe que esto es la mejor y más cruel
broma de todos los tiempos,
desafía a quien reirá al final,
desencajada carcajada,
mientras mira al cielo.

Ya no ríe,
solo se mueve,
no fue niño,
pues no hay pasado,
no fue viejo,
pues cegó su futuro.
Y hoy está aquí,
como la lluvia,
va, viene,
amado, odiado,
poca importancia,
el tiempo lo borrara por completo
él lo sabía, y aun así,
ríe.


http://poesiasoscuras.blogspot.com.ar/

4 de abr. de 2015

Fuego (revisado)

Todos esos placeres que te rodean,
todos los que a ti se acercan,
deberían
al menos, nublar tanta tristeza,
la que cubre tu corazón,
obscurece tú alma,
la que te hunde, la que oculta el sol, el cielo,
la que todo transforma en un infinito infierno.

De nada sirven para ti,
solo la alimentan,
crece la obscuridad, y te consume,
se apropia de tu pensamiento,
no tienes palabras para expresar
el gran vacío que te absorbe.

Devastado,
buscas algo de coraje
saltas, intentas volar,
alto,
escapar,
luego ves, que solo es tu carne la que deja esta tierra,
tu alma, encadenada llora por ti.
Tu corazón, es parte de la montaña,
confundido entre las rocas.

Caer infinitamente,
no hay placer en eso,
la piadosa mano que rescate tu cuerpo
no ha escrito tu nombre en sus libros,
te ha dado la espalda tanto tiempo,
tantas dagas clavadas en tu corazón,
caerás, hasta que el fuego te consuma.

Tu alma en disputa,
demonios, ángeles,
seres terrenales entran en juego también,
no has muerto aun,
solo sigues cayendo.

El miedo de la duda,
el dolor del olvido,
cuando mas esperas su voz, su mano,
más se aleja,
más enmudece.
Despierta, el fuego te abrazara,
el fuego, tu amigo eterno.


http://poesiasoscuras.blogspot.com.ar/

3 de abr. de 2015

Luna llegare

No existe manera

de perder el tiempo en una nota,
esta nota.
No existe perdón,
por haber dejado a la luna
marcharse
sin un último beso.

No es posible escribirte
y si lo fuera,
indescifrable debería ser,
estas más allá,
estas en todos lados,
ni el tiempo ha podido borrarte,
los lugares,
no son de importancia.

Repetida veces apareciendo en conversaciones,
en esas altas horas de la noche
en donde la razón,
está un poco adormecida.

Te reflejas en todos los ojos,
te veo en ellos,
y cuando mi vista elevo,
ya no estás ahí.

Expulsado de los sueños me siento,
no tengo sombra durante el día,
y en tus horas,
tú me quitas el placer
de sentir el abrazo de plata,
y dejar una pequeña mancha
en el sucio lugar.

Necesito encontrarte,
no te he abandonado,
solo me he ocultado,
y tú te has ido,
solo el halo de tu luz
tras malditas nubes
es lo que das.

Estas diciéndome algo?
Mi mente de mortal
no puede comprender,
lo único que puedo darte,
es un salto al vacío,
y esperar, solo esperar,
a que tu brillo me atrape
una vez más.


Precipicio

Dormidos los vientos,

suspendido el polvo
sobre los caminos.
El tiempo se ha detenido,
es lo que aparenta,
pero no es así.
Ciego me muevo,
se han borrado tus huellas,
lo único que de ti
quedaba.

Comienza una suave brisa,
en este árido paisaje,
el fuego de la estrella
lastima los cuerpos,
apresurado me muevo,
de lo contrario
mis cenizas
alimentaran el cercano valle.

Un recuerdo forzado,
buscando desesperadamente
la imagen que me mueve,
borroso,
doloroso,
fantasmal aparece en mi mente,
se dibuja en el polvo.

Mi guía, mi fuerza,
no hay encrucijadas en este camino,
estoy perdido
y caminando hacia un precipicio.
¿Es esa forma que me empuja a el?

A pesar del fuego,
a pesar de estar ciego,
debería correr,
encontrar tus huellas,
la brisa, es un feroz y ardiente viento.

Es a favor,
me empuja,
me engañan sus fantasmas,
me empujan al precipicio,
ya no siento nada bajo mis pies,
me has abandonado
a este precipicio.



2 de abr. de 2015

Capitulo 2

[Cap. 2]
Recuerdo, hermoso maldito recuerdo que viene a mí, sentado aquí, divagando, irrumpe en mi cabeza, mientras trato de realizar el collage de mis ideas.
Si no me engaña esta infiel cabeza, lo que charlábamos una noche muy similar a esta, con un amigo muy particular,  era algo así:

“Sonaba la mejor música que he escuchado en tanto tiempo, sonaba y me elevaba en sus melodías, en sus letras, la poesía, cerrar los ojos y dejarse llevar. Cuanto más hermosa es la música, la noche se mueve más despacio, los transparentes vidrios cierran sus ojos y nos devuelven nuestro rostro, el paisaje se oculta y duerme, las ventanas son objetos tan inútiles.
Es ahí, en ese momento en el que abro mi puerta y me deshago bajo las estrellas, caminar, hasta cruzarse con el resto de los amantes de la noche.
Las luces iluminan el camino, hacia donde nadie nunca va, allí donde nadie se conoce, ese lugar donde los rostros son todos extraños, y desafiantes.
El lugar que todos olvidan, cuando la luz invade el viejo pueblo, los rostros que olvidaras, con ese lavado de cabeza que produce el imprudente sol.
Mientras tanto, todo es nuevo, todo es satisfacción, charlas, risas, interminables discusiones filosóficas (existenciales), música, mucha música, y esos líquidos y humos que hacen de estas horas, las más bellas.
Lecturas en voz alta, lecturas representadas teatralmente, cada uno, un párrafo, todo resulta en hipnóticos momentos, trance. Salimos del mismo cuándo el blues, a todo volumen irrumpe en el salón.
Y otra vez las risas, las discusiones, los cuadernos sobre las mesas y algunos toman notas, escriben su poesía, urgentemente, porque es posible que las musas se escapen antes del primer rayo de luz.
Así es, pocas horas, pero tanto, tanto se puede hacer.
Y así, como una gran mala noticia, el día nos dispersa, todos volvemos nuestra cabeza al sentir el golpe de las persianas de ese reducto de mala muerte, pero tan perfecto, tan nuestro, único.
Allí, si, allí, aunque tú no lo creas, nacen las mejores ideas, poesías perfectas (o casi, luego pueden pulirse y brillar), allí en donde los célebres desconocidos, somos los únicos, somos escuchados, leídos.
Tienes que venir conmigo esta misma noche, y veras que lo que te digo, no es una mera mentira, jamás miento, quizá mienta un poco, si me veo forzado a escribir algún poema que hable de amor, ya que como tú sabes, aun, no le encuentro una explicación que me convenza, disculpa mi incredulidad, pero es así.
Esta noche, será nuestra, la de los perdedores, pero allí, somos grandes, al menos, por esas horas.
No hay lugar para arrepentirse, y luego, con el día, todo se desvanece, porque todo está permitido. Y cada noche es nueva, es nacer de nuevo, solo que con un poco más de experiencia, esa que siempre llega tarde, cuando nadie la necesita.

Te prometo, no te arrepentirás, además, nada más horrible que el arrepentimiento, o los remordimientos.”

Soñar(VII)

Esquiva las palabras

como si fueran a dañarlo
se oculta de la gente
que lo ve de manera diferente,
pero,
el ES diferente.

Tapa sus ojos,
se oculta al aire libre,
allí,
donde alguna vez
fue.

Se ocupa demasiado
de sus pensamientos
tanto así,
que la realidad
ha perdido su razón,
todo es una nube,
todo parte de un onírico sueño.

Sueño que se ve salpicado
por fuertes pesadillas,
no siempre ríe,
no siempre llora,
lo único seguro
es la llegada de la noche
y los amaneceres secos.

Cree,
que está muerto,
vive,
sabiendo que está muerto,
entonces se mueve
despacio, sigiloso, ocultándose.

Duerme,
para seguir viviendo en su sueño,
despierta,
solo
para seguir muriendo.

Despierta,
esperando,
dormir una vez más,
y por siempre.

29 de mar. de 2015

Furia

Desastre, el cielo en llamas, cae sobre los cuerpos, nada detiene la furia desatada.
Parece ya, que el infierno ascendió a los cielos y ha expulsado violentamente a los ángeles guardianes, y estos caen con furia a la tierra, ya que sus alas han sido desgarradas ferozmente por los demonios.
Un infierno, despedazando al cielo sin piedad, cayendo sobre las cabezas de los hombres, nadie está excluido de la furia, todos, todos por igual, recibiendo esta enorme tormenta.

Sin embargo, los animales, duermen, las aves, observan.
El resto, recorre los escombros, caminan, sin darle mucha importancia a lo que sucede, el fuego no los toca.

El fuego no los toca, pues, son puros.
El fuego purifica, solo consumen a aquellos que saciaron su sed bebiendo de los ríos del infierno.
Cuanto tiempo creyendo que el infierno se encuentra debajo de los pies, algunas veces, arriba. Pero en realidad, está aquí, frente a frente, lo ignoramos, y esa indiferencia ha costado caro.
Sabíamos que tarde o temprano el fuego nos consumiría.




27 de mar. de 2015

Cuento Corto [Cap 1]

[Cap. 1]
Tarde de lluvia intensa, son apenas las tres y la noche reniega a irse de aquí. Nunca había llegado a esta hora, nunca había ocupado este tiempo. La noche, mi amada noche.
Te deseo durante todo el día, pero hoy me sentí abrumado al verte llegar tan temprano, detrás de esta molesta lluvia.
Donde está tu luna, que no puedo verla? Eres realmente mi noche, o solo es el rastrero día, mintiendo, disfrazándose, de esas horas tan amadas, tan esperadas, cómplices.
Bien, pues no importa demasiado, mis ojos lo ven igual, mi corazón también, y mi alma, bueno, es de noche cuando se pierde por allí.

Que puedo decir, estos días son los más bellos, los más tranquilos, en ellos me muevo con suavidad, no es mi deseo espantarlos, los disfruto, afuera, o quizá detrás de un vidrio, con una taza de café en mi mano, y a medida que la noche se vuelve cómplice, quizás algún licor espirituoso, que me eleve, que me lleve de la mano al interior de la noche, al corazón, donde todo sucede.


Noche, te admiro, te admiran, todos te desean, como gritan cuando el primer rayo de luz te asesta la primer puñalada, sangras, hasta desaparecer. Te vas, pero nos dejas la ilusión de que te recuperaras pronto y vendrás a reclamar tu espacio, tus horas, tus momentos.