4 jul. 2015

Te vas

Magia,

o realidad de sentir tu calor en mi rostro,
religión,
o solo nuestras almas fundiéndose
en una.
Recuerdos,
o el engaño de la locura
antes de caer.
Sed,
o es la lengua de la muerte en mi boca.

Calor, el de tu carne,
o solo el indicio de estar
siendo arrastrado.

Me ves, me tocas,
o solo juegas
para luego ahogarte en tu risas,
esas que hacen sangrar lo oídos,
esas que congelan corazones.

Hemos reposado lado a lado,
tu espalda, mi pecho.
Has bebido de mis ojos,
tú me has dado tu sangre.

Engañaste mi mente,
enfermaste mi cuerpo,
el dolor,
describirlo,
seria inventar un nuevo lenguaje,
así me dejas,
abres más aun mis ojos,
para que pueda ver cómo te alejas,
para que vea mi caída,
para ver cómo me das tu mano
y te la llevas, y te ríes.

http://poesiasoscuras.blogspot.com.ar

28 jun. 2015

Palabra viva



La palabra que escapa al eterno

y maldito baño de los sentimentalismos baratos,
la palabra que sabe de maléficos seres
babeándose a nuestras espaldas
esperando
asquerosamente esperando
pues de su lado,
su gran aliado,
es el tiempo.

El que seca,
el que todo lo absorbe,
la risa del más poderoso
se ahoga ante él,
el tiempo es una risa inaudible,
pero el dolor de su burla
nos pega fuerte
en los rostros,
en nuestras mentes,
a los que siembran
nuestro jardín.

La palabra que no es de gloria,
¿lo es?,
no,
¿escaparemos a la maldita broma?
¿las palabras bañadas en oro
nos conquistaran?
¿Esos ojo llorosos
nos quebraran?

Debería ser,
negativa, la respuesta,
debería ser no…
Esos ojos, esa voz,
palabras, miel,
y tu beso y tu imagen
y el susurro,
y los ojos, se cierran,
y la entrega,
y la daga,
y el calor recorriendo
como ríos mi cuello,
y en tus brazos, el cuerpo
la palabra,
y tu mano en mi mejilla,
y un último susurro
y tu carcajada,
y el crujir de tu trono.

EI
http://poesiasoscuras.blogspot.com.ar

22 jun. 2015

Te Pido

Sabía que vendrías,

más no quería recibirte.

Sé que tu paciencia,
no cabe en este mundo.

Cansado caminaba,
por calles de tierra
por el viento azotadas,
recibiendo todas ellas
hojas muertas
que el duro invierno
mata.

Continuaba mi paso,
continuo pero errante,
soñándote,
y negándote.
Camino,
y mi sueño te llama,
mas espero no vengas,
aun,
no he llegado.

Sé que estarás
cuando vuelva a mi cuarto,
sé que brindaras conmigo
antes de partir,
contaras historias
que tendrán sabor a propias,
me darás lo que he abandonado,
solo por un rato,
y te llevaras lo que arrastro.

Espero encontrarte pronto,
espero que seas
tal como sueño.

Te pido esperes
a que florezca aquel ultimo árbol,
que cicatricen las heridas,
y luego,
ven a mis brazos.

E.I.

20 jun. 2015

Desaparecer

Recuerdos

de un pasado
que no has vivido
imágenes en el aire
que reconoces
pero no reposan en tu alma.

Aire que se desliza
aire que da vida
aire que te es ajeno
aire que manejas
como un gran privilegio.

Recuerdas una vida
vives su pasado
pero no eres tú,
en la piel el calor
de las imágenes nocturnas
y en tus labios la sangre
de aquella otra boca.

A través del sueño
se pegan esas mentiras
a través de los días
te vas desvaneciendo.
Eres en parte real,
y en parte,
imágenes de otro mundo.

Te quiebra el dolor de haberla perdido,
te consume el feroz paso del tiempo,
te vas,
te desvaneces,
puedo atravesarte con mis manos,
ver a través de ti.
Absorbes aquella vida como tuya,
y muere tu pasado,
y no existe tu futuro.

E.I.

14 jun. 2015

Cadenas

Deja que vea tu aura
deja desnuda tu alma
si, aquí,
en medio de este aterrador invierno.

Olvida que eres carne
huesos
y algo consciente.
Despójate de todo
todo aquello que hunde a tu ser,
tan profundo en esta tierra
que oculta tantos cuerpos,
cuerpos descartados,
cuerpos olvidados,
cuerpos desconocidos.

De ellos te nutres tierra?
Y tu cielo?
Nos decía el pastor
que renaceríamos en ese cielo.
Donde está tu creencia ahora?.
Te has despojado de todo,
quizá
puedas ahora,
ver,
entender,
y descansar.

E.I.



13 jun. 2015

Cambios

Azotado el arbusto gime

el dolor es desparramado por el viento
y los indiferentes oídos,
como siempre,
sordos al dolor,
al que llama,
al que gime.

Dabas tu mano
solo para tu apoyo,
dabas algo,
para azotar sin culpa
para encadenar sin culpa.

Engañando
te alimentabas de confianza,
traicionando si piedad
ocultándote en un falso llanto,
los demonios te aplauden
las Arpías
te elevan a su infierno.

No eres alada,
pero destruyendo
y denigrando,
eres elevada
por las feroces
aves del averno.

Aun pisas la tierra,
aun pisas las cabezas,
devoras corazones
azotas almas,
sin embargo
el viento está cambiando,
el gemido se apaga,
tu alimento se agota,
y mi mano ya no lleva la tuya,
mi mano
sostiene el frágil hilo
de lo que será tu final.

E.I.

7 jun. 2015

Mar

Un mar negro,

un mar que no sabe de piedad,
hamacando cadáveres,
un mar
que no se deja beber,
y a sus orillas
mueren de sed.
Todos aquellos
que se han extraviado,
extasiados por el infinito horizonte,
todos
mueren a tus pies.

La resaca de este mar
son los cuerpos
de las almas que se han ido,
que se han perdido,
por allí,
embelesadas por alguna mentira,
por algún demonio
disfrazado de ángel,
o ángeles con pieles
de demonios.

Perdida la mirada,
perdida la sangre,
por tus ojos cae,
se pierde en el negro mar,
en el negro profundo de tus ojos,
el corazón explota,
la mente enloquece,
y en la furia de ola
el cuerpo es devorado.


3 jun. 2015

Recuerdo

Si tiemblas

cuando la noche se cierne
siniestra sobre ti,
si derramas gotas de sal,
cada vez que sueñas
con tus ojos abiertos,
tan abiertos, no ceden,
por temor, por curiosidad,
de saber qué es lo que trae la noche,
de saber,
conocer,
el momento exacto en que las fauces
de la obscuridad te llevaran,
si buscas desesperadamente
una imagen,
la última,
la que marque el profundo sueño.
Buscas y buscas,
y la noche,
incierta,
ambigua,
embriagadora,
seduciendo tus limitaciones,
recorriendo tu cuerpo,
hasta que la caricia
sea una sonrisa en tu cuello
y el calor,
tu color interno
bajando hasta tu talones,
dibujando en tu frio y blanco piso
la imagen que buscabas,
plasmada en tus ojos,
en tu mente,
eterna,
esa imagen,
¿dónde están sus ojos?,
¿han muerto tus ojos?,
eres tú
la que te regocijas en la sangre,
eres tú, mi recuerdo,
el que ha cegado la luz.

E.I.

31 may. 2015

Invierno eres

Inviernos,

que prometen ser interminables,
un otoño que en amarillos se desangra,
se seca, se va,
renace.

Renace su parte más cruel,
fue ignorado,
ahora es el momento
de tocar el cielo,
de ser la palabra
que va de boca en boca,
de cuerpo en cuerpo.

El respeto siempre tan deseado
ha llegado,
quizá,
demasiado tarde,
demasiado cruel.
Respeto,
temor,
pueden ser las misma caras
en un espejo.

Respeto que deja muertos en el camino,
luego sollozos falsos,
y recuerdas al viejo sol.
Ya miras y no ves,
algo sientes,
pero no penetra tu corazón,
duele
pero solo un momento.

Quizá este invierno es frágil,
tan frágil,
solo quizá,
desnudas tu cuerpo
para tentarlo,
para atraer su abrazo.
Frio y cruel
llega a ti,
lo que creías no es realidad,
su beso, su abrazo,
lagrimas congeladas,
eternas,
siempre el engaño,
el fin, está en tus brazos.

E.I.