5 jul. 2020

Penso


Vio fuego

entre sus manos enfrentadas,
“me protegerá del tajante invierno”,
pensó,
no fue así.

Vio fuego,
las bocas,
unidas,
la luz no interfiere,
húmedo lenguaje,
que solo los sentidos saben interpretar,
pero,
nada escuchan,
nada los eriza,
silencio.

Los corazones,
dos latidos,
deberían dejarse llevar,
el ritmo sería uno,
faltan notas en esa partitura,
inconclusa melodía.

Fuego, otra vez,
su mano blanca,
culpable es el fuego,
fuego gris y blanco, helado fuego,
ojos decolorados,
ya no arden,
risa enloquecida
es su lengua entre filosos dientes,
sangre que no cae, se congela en su rostro,
siente el frio atravesar su pecho,
su corazón, ya no está donde debería,
y antes de que el frio lo destroce
ve su musculo poético
latir entre uñas dignas de un demonio (de segunda),
y ve, como este ángel del averno,
lo devora y ríe, ríe, ríe.

http://poesiasoscuras.blogspot.com.ar/

2 jul. 2020

Fuego que no quema


Fuego que no quema


Olas,
frio, húmedo, obscuro lugar,
familiar a mis sentidos,
es como el corazón que ofrecías,
tus olas y la resaca nocturna,
las arenas infectadas
y mis pies,
caminan por allí,
es tu mano la que mi guía,
tu no tocas el piso,
resbalo
podridos desechos
cubren partes de mi cuerpo.

¿Crees que reinas por esto?
flotas,
pero no eres un ángel,
tu maldad, es una baratija
para creerte un demonio,
es cercano, pero no,
barata harpía de un infierno de segunda.

Ni el niño temeroso de su sombra,
puede espantarse de ti,
te ríes,
yo no lo hago,
es muy bajo desperdiciar lo que no tengo,
sigues en ese paisaje inventado,
yo, me he pasado a otro plano,
solo tu y la inmunda, hedionda, resaca.
Tus olas te llevaran lejos,
no les des tu espalda,
es así,
en un averno de cartón,
es posible que seas tú,
la primera que se consuma en su fuego.

Diría adiós, pero acabo de despedir a tu mascota,
la cucaracha que habías dejado en mi hombro.

http://poesiasoscuras.blogspot.com.ar/

28 jun. 2020

Aprendiendo


Aprendiendo

Y yo, yo, culpable,
odioso yo,
día tras día, el olvido
es mío,
cada día, sincronizado,
el ábaco infernal corriendo sus cuentas,
el olvido, es mío,
y siempre, siempre,
mi maldito ser, yo,
olvidando tu caramelo,
un algo dulce,
para que el amargo sabor
de andar por aquí,
sea atenuado por algún tiempo.

Alegre, sin embargo, andabas,
alegre, también, dormías,
y en el medio de eso,
alegre, siempre alegre,
estoy seguro que con esa alegría
has trotado hacia el sol.

Rompiste los cristales de mis ojos,
y estos se llenan de agua salada,
y entre la transpiración,
siento que dentro mío todo está apagado,
muerto, y aún peor.
No me sirve decir adiós,
no me sirve cubrirte por el frio,
no me sirve,
pues se, que no veré verdadera alegría
nunca más.

Una noche iluminada
ojalá sea tu guía,
tu camino será impoluto sendero,
seguramente lo es,
y se que alegre correrás por él.

Tu blanca carita,
húmedo tu pelaje,
porque no saltas los charcos,
el agua te gusta
te divierte.

Lamento no haber tenido un poco más de tiempo
maldito y maldito y maldito tiempo
para poder sentir
a través de mi mano,
la suavidad.

Eras como un puño cerrado cuando te vi,
ahora,
eres más, aunque te encoges,
eres más, y creo, espero que así lo sea,
seas más alegre aún.

http://poesiasoscuras.blogspot.com.ar/

20 jun. 2020

CANSADO


CANSADO

Si hermano, voy a vomitarlo todo de una vez, no voy a buscar ni una maldita metáfora para ocultar las verdaderas palabras que deben usarse, no importa ya, si suenan fuertes, hieren, o lo que sea, si los oídos son débiles, pues lo siento, en realidad, si eres de ese tipo, mejor sería que te retires, pero deberías saber que la verdad, hiere, mucho, y no por eso, desaparecerá. O a esos que andan por ahí con sus palabras de diccionario, también les digo, no soporto esas caras de horror agrio cuando les entonas una mala palabra, que, en realidad, es tan solo una palabra, no hay buenas ni malas, sin embargo, hay palabras que no deberían existir, todo depende del momento y el contexto, y de cómo las absorba el que tenés al frente.
En definitiva, crudo y asqueroso, para Uds., los de galera blanca y zapatos de seda. Imbéciles de fin de semana. Idiotas todo el tiempo. Desperdicio de aire y alimento. Una lástima.
Yo soy un desperdicio en mi propia existencia, pero me doy cuenta y pienso arreglarlo, devolver todo de una vez y por todas, malditas hediondas lacras.

Harto hasta los huesos, asqueado, mi cuerpo maldecido al nacer, se va desintegrando en cada estación, siempre, pero siempre, algo falla, existen largos días para efímeras noches, nunca al revés, hay vida para que mueras. Sin la existencia de lo primero, no habría necesidad de lo segundo.
Cuál es tu reacción al escucharme decir que quiero permanecer durante los siglos venideros, exactamente igual, una foto, tu reacción es agotadora para mí, todos reaccionan igual, no hay ningún innovador. Mentes de primates, pequeñas, incapaces de crear algo nuevo, una mueca nueva en sus caras, nada. Perdón, a sus altezas, los primates.

Cortar todo y de raíz, permanecer inalterable por siglos, siempre igual, siempre el mismo. Solo que, sin permanencia física en este puto mundo.
Ya me cansaste mundillo de propagandas, todas tus mierdas, toda la sangre que demandas para mover tu diabólica maquinaria, tanto demonio moviendo la cola por ahí, y los ángeles existen, dicen por ahí los de sotana (aquí mi risa es tan profunda que debo vomitar), lo vociferan mientras de la mano llevan un osito de peluche y en la otra una bolsa de caramelos, existen, bueno, ninguno he visto, pero el loquito de la esquina, que se cree todo lo que dice el libro de ciencia ficción más vendido de todos los tiempos (si maestro, por si no entendiste, la Biblia), dice que de verdad están aquí, defendiéndonos, me rio, y me rio mucho, para mí, le digo, tus palomas están jugando al póker y fumando hierba, y los otros, los que si se ven, nos van empalando y tirando a las fosas, despertáte y pensá por vos mismo, no sos loquito, sos una obstrucción más en este camino.

Al infierno me grita que me voy a ir, si me reviento del último piso, o le doy un besito de frente a algún camioncito. Pero hoy me siento como un héroe de historieta, si, dibujado. Levantas la vista de esa página…y ya no existo, un maldito dibujo.

¿Y esto?, ¿entonces esto?, ¿qué es? El infierno es esto, este lugar, este pueblo, la estupidez que te mata, el pichón de demonio que te ordena, esto es un infierno, hasta fuego por donde busques tenés. Acá, hermano, los tenés a todos, asesinos, pedófilos, violadores, presidentes, curas, tarados que se creen omnipotentes, el que te “ama” y te acuchilla, y me canso de seguir nombrando.
Abrí los putos ojos querido, la mierda esta toda junta acá arriba, y nosotros, tenemos que esquivarlos y esquivar sus balazos también.
Así que no me vengas con lo que me puede pasar. Si estuviste en estas rutas, en estos lugares, que NO son verdes, que NO son pintorescas, si alguna vez levantaste tu culo del sillón, sabes que afuera, y para donde mires, hay basura, y algo podrido pegado en cada costado, si estuviste caminando, entendés que la locura es una bendición, no una enfermedad, y si, tenés razón, lo valiente no te quita lo tarado, pero no sé si es valentía, soy cobarde, un GRAN cobarde, y si, estoy demasiado agotado, cansado, se me acabo la gana, y me voy al costado de esta ruta, me canse, ya no camino más, voy a verlos pasar, y después no pienso volver a levantar mis parpados, ni loco, ni tarado, ni valiente, ni nada. Yo, en todo su esplendor. Yo. Me canse de la película, la mañana, de la comida y reír robóticamente, de moverme, de ir y venir, ¿hay alguna palabra en tu fino vocabulario que suene más fuerte que decir HARTO hasta los huesos?

Y si, esto de vivir, de una forma u otra, te hacer sufrir, mucho, profundamente, y se convencen, que, tomando media de esta, una de aquella, y dos por la noche, vas a andar perfectamente bien. ¿Sabes? No, no es así, no andas bien. Eso es la propaganda en la película.
No hay nada que sirva para bancarse esto.
Seré débil según tus leyes, tus normas, pues bien, no me importa ni molesta, seré débil, y no me importa porque vos también lo sos. Pero en algún tiempo, corto, para mí, seré muy otra cosa.

Pero…
No te preocupes demasiado (nunca lo hiciste), están jugando con mi mente, y puedo estar alterado, paranoico a veces, pero se va, como todo, se va.
Lo que no es bueno, les toca a todos, pero en algunos casos, los malestares de esos tropezones, palazos o caídas, los impulsan hacia mí, debo asimilar mis cortes, y los de esas personitas de cerebro subdesarrollado, debo lidiar con sus “problemitas”, y recibir sus hermosos insultos, ya que, al permanecer en ese estado “cerebro de rata”, entienden que este, o sea yo, soy el responsable directo por sus malos pasares. Idiotas, simples idiotas, ni siquiera llegan a idiotas complejos.
Mis enemigos, no valen la pena.

Así es como se dio mi querido ser humano, quizás exagero, soy de esa clase, pero así es. Cuantas veces he repetido lo mismo, si, eso de los límites, es que es necesario, de lo contrario, ¿cómo te das cuentas que has tocado fondo o al revés?, pues bien, besando los límites. Una vez ahí, resuelves para que lado encarar tu vida, o lo que creas importante.

Sabes que muchas veces, en vez de subir la escalera, prefiero bajar, y ahondar en mi tristeza compañera, tristeza o cualquier sinónimo, es igual, tristeza suena más poético, las otras son términos médicos, como decía, ahondar, tocarla, sentirla, y absorber lo que trae, y si se puede, convertirla en algo útil, si no se puede…bueno, no lo sé aún. ¿Suerte?

La verdad, hermano, siento temor, y veo como mis manos tiemblan, por frio, por temor, nervios, quizás este enfermo o enfermando de alguna manera, temeroso, más aún que un perro que ha vivido apaleado toda su vida, temeroso, como la única hoja atada a una desnuda rama en otoño, el ultimo día de otoño, el ultimo día. El ultimo.
Y mi voz se apaga, y se desprenden mis miembros, ya no puedo emitir sonidos, pues mi boca es la que cava mi tumba.
.
.
(Si todo lo que te dije, te enloqueció, enojo, o lo que sea, no preocuparse, los muertos no hablan, y lo dicho, ya lo borrara el tiempo.)

http://poesiasoscuras.blogspot.com.ar/

Entrada destacada

Patios

Despertar dentro del sueño, tus ojos cubriendo mi cuerpo, tus párpados me acarician, sin embargo, la muerte, su aroma, está p...