8 feb. 2016

Nadie, nada

Ignorabas la presencia de otras almas,

tu arrogancia
no cabe en este mundo,
eres menos que la nada,
y tú,
crees que eres todo,
y pateas al mundo.

El llanto de la vida,
no siempre será tuyo,
es otra vida,
otro espacio,
y algún día,
deberás ceder el tuyo.

Tu piel se eriza,
y pretendes que crean
tu asombro,
olvídate de tu trono,
pues quien recorre los valles
lo tomara a pesar de tu llanto.

¿Qué es lo que tanto te asombra?
La eternidad es solo del tiempo,
para ti,
solo es una palabra en tu boca,
tu pasar es efímero,
y sin quererlo estas llamando
a quien recoge las almas.

Caen las estrellas,
se apaga el sol,
recuerda que lo hacen para todos,
no solo para o por ti,
que eres ya
una sanguijuela
en este mundo.

Te pegas a las pieles,
engañas,
reduces a nada sus mentes
y aprovechas
para absorber sus vidas
sus placeres.

Vives en la mentira
tu espacio es finito,
llegas a un fin,
más temprano que tarde
la tormenta caerá sobre ti,
y yo desde la cima de alguna montaña,
te veré arder
y reiré y bailare
cuando te vea caer.

E.I.

poesiasoscuras.blogspot.com.ar

070216:2332.37-1

070216:2332.37-1


Olvidaste la canción
la melodía que nos llevaba
a través de tanta emociones,
agua y aceite éramos
pero la melodía mezclaba
esa agua, ese aceite.

No importaba el destino
que nos deparaba el infinito desierto
ni siquiera importaba
la sed,
arrasadora sed
que nos aplastaba
que nos detenía.

Profundo tu besar,
hilos de sangre bajan por las bocas,
golpeando cada gota
a ritmo
el brilloso piso del lugar,
tus manos alejan tu cara de la mía
y lames la sangre,
la que de mis labios brota.

Melodía que llenaba el cuarto
todos los cuartos
las cabezas
los patios, las calles,
llegaba a lo más profundo
de la húmeda tierra.

Engañando a los demonios que esperaban
que me esperaban
muerdes aún más, mis labios,
el color domina toda la escena.

La música se acaba
y tu verdadero ser
comienza a renacer,
te ofrezco todo mi cuerpo
mi alma…
todo, por que suene una vez mas
la melodía que nos mezcla
que nos calma.

Es tarde,
me has separado,
solo, expulsado al desierto,
solo, con tu espejismo,
corro hacia él, y desapareces,
y aquí, no hay música
solo arena
infinito desierto,
arena que se enamora
y me cubre.

E.I.

poesiasoscuras.blogspot.com.ar

7 feb. 2016

Noches esperando

El pensamiento de alguna forma me consume, pue soy su alimento, y en ellos, vas y vienes, te mueves como si mi cabeza fuera tu parque de diversiones.
Lo permito.
No voy a encolerizarme por ello, pues, yo lo permito.
Siempre he sido, el idiota, el que permite, el que calla, además, quien podría negarte algo, o refutar algunas de todas tus erróneas afirmaciones.

Vivo para esperar la noche, y abrazarla, y en su hombro llorar y reír, nos esperamos en el mismo lugar de siempre, pues somos animales de costumbre.
Te hablo y no respondes, pero siempre escuchas, y tus telas se llenan de estrellas, y en ocasiones manchas un poco de ellas para tapar tu ojo luminoso, para que, todo sea más profundo, más obscuro.
Entre la música de los animales, ruidos de las sombras, humos extraños, olores y colores, nos entendemos, nos enredamos, me gusta más decir, nos entrelazamos.
Yo te escribo, y tú no lees, ansío que alguna vez encuentres todo lo que he escondido en algún lugar, tú sabrás donde.
Y nada te pido, yo solo espero, y al verme un tanto triste, tú me das un trozo de esperanza, esa que ya se ha terminado, y esa que tú me das, desaparece con el primer rayo del sol, con el amanecer inoportuno, con la negación de abrir los ojos.
Tu abandono duele, pues significa que debo irme también, y enfrentarme a esta luz que todo muestra. Y como duele. Verte desaparecer, sin decir palabra, tragándome el dolor que destroza mi garganta, mis ojos se ahogan, mi boca se mueve, pero no habrá sonido, no habrá una gota de mis ojos, ni siquiera un tímido movimiento de mis manos. Todo quedara aquí, en mi interior. Doy la vuelta, siempre imaginando que giraras tu vista hacia atrás, y sigo mi paso, jamás, torceré mi mirada.

Y aquí estoy, acosado nuevamente por esos pensamientos que vienen a molestarme, a recordarme todo lo que quiero olvidar, a mostrarme lo que no está, pero yo lo permito.

Dejo que caven más profunda esta fosa, y sé que una de estas noches, quizá, te deje esperando en el lugar de siempre, esa noche, no llegare, y espero pintes de negro todas tus telas, apagues tu ojo y absorbas toda luz.
Entonces, podre vivir en tu seno, eternamente. Ya no habrá esperas, ni seré yo quien vaya al lugar de siempre, a esperar, a contar los minutos, a sentir cada rasposa respiración (insoportable respiración).
Creo serás tú, esta vez, quien vaya a buscarme, y yo no estaré allí, pues soy ya quien no espera, soy parte de la obscuridad que todo lo rodea.
Tú esperaras por mí.
Yo mirare por entre las sombras, quizá ría, quizá llore, quizá…no lo sé.
Y será como siempre, te tocare, y tú no me sentirás, te hablare y no escucharas, te escribiré, y no leerás.
Nada de eso harás, hasta que lleven hacia ti, mi nombre grabado en una mugrosa piedra.

E.I.

poesiasoscuras.blogspot.com.ar


Ave Madera

Te escuchaba cantar,

el ave de madera
sobre la vieja mesa,
¿tú cantabas?

La forma
la mano te ha dado
eres casi real,
el canto…
¿cantabas?

¿Se ha apagado tu vuelo
o nunca lo tuviste?,
¿te han robado tu vuelo
y aquí te has transformado?
¿Eras de carne y hueso?

La vista desde los cielos
fue agotadora, profundamente dolorosa
y mortal,
se llevó mi vuelo
la razón de ser,
el volar,
la vida ha terminado.

E.I.

poesiasoscuras.blogspot.com.ar

4 feb. 2016

040216:2133.06


Sé que pude tocar tu alma
sé que dicen
no existe
sé que ojos mortales
terrenales
no pueden ver.

Estuve cerca de ella
cerca de hacerla tangible
visible
solo las almas pueden verse
tocarse
entrelazarse.

Fuera de este cuerpo,
fuera de cualquier mundo,
el otro lado
el otro plano.
Sin embargo erizada
volvió mi alma.

El ojo mortal
engañado,
los oídos devoraron tus mentiras
y las manos
acariciaron un suave piel.

Pero tu alma,
la verdad,
se mostró,
demoniaca imagen
ojos de serpiente
escamas cubren tu piel
y buscas sangre
y luego,
devoras, despedazas las almas.

La eternidad
ahogándose una y otra vez
en tus ojos,
ojos de fuego,
ese fuego que no purifica.

El alma
ha vuelto,
aterrorizada,
pero el cuerpo ya no estaba allí,
ese fuego
lo convirtió en cenizas,
ese fuego que lo embriago,
ese fuego que lo consumió.

E.I.

poesiasoscuras.blogspot.com.ar

31 ene. 2016

2215:29011604

2215:29011604


El parque despoja
de sus bancos
a aquellos que adoran al sol.

Sus arboles
acogen a las aves diurnas
en ellos duermen,
descansan sus vuelos.

El cielo es ahora
lugar de grises y ciegos
animales alados.

Es tiempo de las prohibidas artes
y esos elixires divinos,
que con el color de la noche
se vuelven indispensables.

El momento del poeta maldito,
su mente esta despierta
y sus ojos vivos
para captar los momentos
los sentidos.

Momento de los cantantes en los puentes
las cuerdas vibran sin temor
las botellas llegan a su fin
y algunos bailan.

Mas adentro pueden verse
escenas, para las cuales,
quizá tu alma aun no esté preparada
y quieras arrancar tus ojos.

Pero la noche
acoge a todos,
a todos,
escucha todos los lamentos,
y tantos son para los que han partido,
y los corazones rotos
se ocultan en ella,
mientras la luna seca sus penas.

E.I.

poesiasoscuras.blogspot.com.ar

30 ene. 2016

0227:25011602

0227:25011602


Ignorada,
la primera vez,
el abrazo del fuego
y los huesos rozando tu tez,
una tez de cemento.

Extraños brazos
una mente infante
caras desdibujadas, desencajadas,
dolor y mentiras
desesperación en el aire.

El tiempo limpia los cielos
acalorada tarde
sol traicionero,
como siempre,
aviva su fuego
a cada movimiento.

En aguas verdes
tomaste tu oportunidad
allí presente
acariciándome, enamorándome
cegado por tus sonidos
me llamaste hacia el fondo de tus aguas,
malditas aguas verdes.

Teñidas de ese obscuro color
para que ojos pasajeros
no puedan verte
devorar a tus presas
allí, en el más profundo lugar.

Alguien jala mi brazo hacia arriba
un cuerpo borroso por tanto sol
por mis ojos ahogados
en tus verdes aguas,
ahogados, por mis lágrimas,
temor, llanto de niño,
un recién nacido,
ese fue mi llanto
explotando al emerger de tus podridas aguas.

Nacido,
parido,
apagado,
desnudo contra un paredón
¿es que el engaño
te ha llenado de rencor?

Ya no me tocas,
porque entiendes,
mi penoso despertar
bien sabes, y yo también,
que allí estaremos ambos,
ese día,
ahora me dejas aquí,
sabiendo que cada día
es una daga en el pecho
un cada vez más penoso,
despertar.

Ríes, cuando despierto
ríes cuando me dobla la pena
ríes cuando te llamo,
sabes, y se,
que esperamos nuestro demorado encuentro.

E.I.

poesiasoscuras.blogspot.com.ar

24 ene. 2016

Engaño (II)

Notable esfuerzo,

lastimoso esfuerzo
castigas a tu alma
y la ofreces como cebo,
pierdes tu convicción,
estas jugando con tu destino.

Tanto despojo,
tanta demostración,
cuando en realidad, en tu espejo,
no eres más que un pobre reflejo,
y algo sube por tu hombro.

¿Eres aun verdad?
¿Eres parte de una realidad,
de ojos entrecerrados,
adormilados?

El espejo cae
cuando la imagen se retira,
cae más allá
de la tierra que te sostiene,
te ves caer,
ves como brazos que esperabas,
te salvaran,
solo te empujan.

Ya no tienes lágrimas
ese acto, no vera tu pena,
la sientes, te desgarra,
pero nadie la vera,
es tu culpa y escondes tu cabeza,
sabias de la mentira y el engaño.

Ahora con tus dientes
cortas tus venas
entibias tu frio cuerpo
el que esos brazos han soltado
ese que se ha secado de lágrimas
por perderse en otros ojos,
ese que permanece quieto,
junto a un espejo roto,
ese que aunque respira,
ya ha muerto.

E.I.

poesiasoscuras.blogspot.com.ar

23 ene. 2016

1525:230115

¿Necesitas verme enterrado
para entender que no soporto
el inevitable comienzo
día a día?

¿Es que debe ser mi reflejo
el mismo que el tuyo?
¿Es que debo ser tu muñeco
y absorber tus palabras
y las de este entorno que me ahoga?

Es que para despertar
debo beber de las pociones
que los Poetas Malditos
debieron beber
para luego morir
reposados en sus excrementos
y adornados por la locura

¿En dónde falla mi palabra?
¿En dónde existo
y en donde no?,
pues yo, aun no lo he descifrado.

El día existe,
yo no existo en él,
mi estómago se abre,
mi carne se abre
mis entrañas caen,
piso una tierra que me sostiene,
y allí cae todo mi cuerpo

Ahogado por tardes agobiantes
ensordecido por voces que pasan,
aun así,
me muestras en tu calle
sentado
ahogado
con mi boca abierta,
dejando asomar
los cristales de mi saliva.

Esperando por nada,
por todo,
por lo que ha pasado,
y ahora me lamento,
me he quedado quieto,
y el tiempo,
chiquilín endemoniado,
me ha azotado.

Ahora solo veo el reflejo de las luces,
ya no soy luz,
no descargue la furia
escogí la puerta equivocada
no veré a mi otro yo (¿el verdadero?),
solo veré las inmensas y obscuras fauces
de quien se quedara con mi cabeza
mi alma
y esos deseos que aun,
aun…,
lo son.

E.I.

poesiasoscuras.blogspot.com.ar

17 ene. 2016

Cuadro

De imágenes, de mentiras,

das de mamar
a famélicos corazones.

Que sabes de sentimientos
si solo domina uno
el mismo
el eterno.

Bajo el vuelo de negras aves
comienza tu errar
por los puentes que nada unen,
adiós a la luz,
muerto el día, muerto el rey,
la obscuridad reina,
y allí, lo que persigues,
el reino de los condenados,
los locos, bohemios embriagados,
buscas a cualquiera
que te arroje a los excesos.

Un cuadro en la calle,
escondida imagen
puedes verte entre las pinceladas,
oculto, puedes verlo, no tocarlo,
tu olvido,
restaurado, en un simple cuadro,
y un futuro coloreado en rojos y negros.

De que sirvió tu cruz de aceite,
estas a la deriva,
no quiero tu beso en la frente,
no quiero tu beso de la muerte.

Festejas tu último exceso,
brindas por el cuadro,
por todo lo que has secado en el camino,
el agua no puede,
revivir nada de eso aun.

Ha merced de un mundo
que no cuida de sus hijos,
ha merced de una vida
que se acuesta con la muerte
noche tras noche.

Inmerso en el cuadro,
en tu exceso,
en tu cabeza,
las aves detienen su vuelo
caen sobre ti,
pues ya no tienes nada,
las aves retiran tu cuerpo,
ellas te arrojan a esa fosa,
la de los condenados.


E.I.

poesiasoscuras.blogspot.com.ar