29 dic. 2013



Inmenso este universo,
inmensurable tiempo,
absurdas maneras de marcarnos
con filosas y peligrosas dagas
toda nuestra carne,
de alguna manera has de saber
el recorrido por este mar.

Hablas de volar,
de caer y no sentir el dolor
de huesos quebrándose,
quieres llorar,
mas la sonrisa moribunda gana en tu rostro,
mirando al infinito celeste,
te preguntas,
no son necesarias palabras al aire,
y te preguntas y preguntas,
hasta que te desangras en lagrimas.

Estando quietos
da igual
quizá se una manera de engañar,
pero luego de haber entrado a la rueda de la vida,
quien te carga primero y seca esas primeras lagrimas,
no es tu madre,
no es nadie mas
que tu ángel de la muerte,
vives, y la perdición vive contigo,
muévete, corre, escóndete, tapa tus ojos,
ella esta detrás,
y ríe.

http://poesiasoscuras.blogspot.com.ar/

22 dic. 2013

Destello



Alma, evade el cuerpo,

las mentiras de amor, ya no sirven
el vacio, en la fría noche de este inmóvil lugar.
Donde todo habla de ti,
mas nada, tiene tu calor.

En maldito y repetitivo recuerdo apoyo mis ojos,
no detienes mis lagrimas,
piso ahogado de imágenes que se evaporan,
fría noche, fría habitación,
solo un par de pasos, el frio vidrio y el final,
frágil corazón, frágil este permanecer,
la debilidad de la soledad.

15 dic. 2013

Desierto



Cercanías de un desierto infinito,
recompensa luego de haber cruzado negros ríos,
ríos de tortura, desengaño y decadencia,
recompensa o castigo?,
es que es esto el pago por jugar en tu jardín?
si esto es el final del juego,
antes, necesito algo más.

El viento que ya no mece,
látigo contra el cemento que se erige
en las ciudades del hombre
despiadado contra débiles ramas
en los verdes parajes,
voraz contra todo a su paso.

Ya no llueve en tu cuerpo,
son las lagrimas del mundo
que un eterno remolino
despide en su girar y girar.
Aun así, refrescan tu piel desnuda,
algunas queman, otras curan heridas.
Otras,
te llevan hacia aquel pasado
que duele olvidar, que vive,
tu fantasma personal,
viaje de risas, lagrimas,
y el puñal al abrir los ojos al presente.

Sabes, el desierto me enfurece,
la sed, ya no importa,
beberé mi sangre si es necesario
y de ella te alimentare,
he de equivocarme, quizá,
llévate mi aire si es esto, todo lo que hay,
dame la locura, y no saber así,
que esconden tus ojos,
no viajar, no dormir.

Dame el negro espejo,
frente a mi lo llevare,
que la mirada se ahogue allí,
que las flores del jardín no pinten el pesar,
caminare sin mirar,
caminare hacia donde mueren las pisadas,
posare antes el pesado espejo,
en la tierra, búscalo,
algo escribiré para ti.

http://poesiasoscuras.blogspot.com.ar/

8 dic. 2013



Gracias,
calor,
la luz,
aquellos pensamientos obscuros,
ahora dormidos,
ahora esperando.

Un monstruo se levanta con tu luz,
la misma que nos ciega,
la misma que convierte en cenizas
aquellas pesadillas,
esos pensamientos.

De las cenizas renacerán,
con la recurrente noche,
el fin de cada día,
cuando tu no lo notas,
testigos somos
de la muerte y el renacimiento de los días.

Inútiles medidas de tiempo,
todo debe estar enmarcado,
mesura,
rigidez.
Descomposición de los cuerpos,
parido y vuelto a la misma cama,
la que nos vio nacer.
Un momento,
y entre la llegada y la dulce partida,
lo que nos pertenece,
lo que nadie robara,
lo que llamas vida.
Y entre remolinos omnívoros,
apareces tu.

Solo recorro autopistas,
me hipnotiza el secreto del nacimiento,
me congela el subir sin reglas del humo denso
que sale de tu mano,
el desorden de los vientos
la música que puedes captar en la noche,
y quizá solo son ruidos y ruidos,
deja de dormir,
dormirás la eternidad.

Aprendido, muy poco.
Lo esencial.
Me he llevado lo esencial,
y me conforta,
y agradezco.
Ven, eternidad.
Gracias Jim. 08/12/1943

25 nov. 2013

Tarde Noche



Paseaba la tarde,
no por otro lado que no fuera la cercanía de la noche
llevando en su regazo
a los amantes que comenzaban a arder
bajo luces aun frías
que en tontos intentos buscan apagar la noche.

Caminaba, pues,
ignorando su repetitiva condición,
así,
el manto de la noche asfixiaba esos últimos momentos de luz
la sangre de una tarde, que tiñe los cielos,
que muere,
que se apaga.

Reina de los malditos,
reina de los placeres,
algunos tan obscuros,
otros no tanto,
la esperada noche,
la hermosa obscuridad que nos oculta,
y nos entiende.

Madre de todo lo pecaminoso,
madre también de algunas mentiras blancas,
hermosa noche,
llena de extraños seres, ruidos,
y lugares que no son visibles a la luz del día.

Hermosa esta noche,
cerrada, sin luna,
algunas piras encienden los locos en las colinas,
pero lejos se encuentran los sacrificios,
caen lobos a la ciudad
devoran las pequeñas almas que duermen,
has de permanecer en vela si deseas vivir.

Pequeñas muestra de vida, de luz,
es el alba, renaciendo,
avisando su inminente llegada,
el fin de los secretos,
los demonios se disfrazan de ángeles,
ángeles que han huido
se ocultan bajo la tierra,
los ruidos se apagan, el fuego se extingue,
la embriaguez de la locura desaparece,
y los ojos se cierran,
para encontrar su noche,
descansar,
y esperar.

Entrada destacada

Patios

Despertar dentro del sueño, tus ojos cubriendo mi cuerpo, tus párpados me acarician, sin embargo, la muerte, su aroma, está p...