21 sep. 2013

Trozo de papel encontrado bajo pilas de libros. Titulo ilegible.



“Completamente ido de aquí, no se nota la presencia el espacio ni el tiempo ya, inmerso en vapores que poco a poco van abrazando mi ser.
Irritable ser.
Absolutamente nadie es perfecto, en este mundo de imperfecciones. Nadie puede ser completamente bueno, todo el tiempo, es utópico, es imposible, somos fallas, y por lo tanto debemos fallar, equivocarnos, luego, si, aprender de ello, pero nos tomaría más de una vida completarse. Entonces, no es posible.
No soy la buena persona que crees, ni tampoco soy el hijo de ningún demonio.
Pero, en la calidez de este asiento, reposado, he decidido que mi espacio, debe ocuparlo otro ser, un ser con las ganas de sentir la vida en la piel, yo no la he sentido jamás, y hoy, menos que nunca, me acuesto con la imagen de mi muerte, y me levanto con ella. Todo el recorrido del sol, todo el recorrido de la luna, todo ese tiempo, me acosa, me aturde, me enloquece.
Creo que es hora de dejar este aire que duramente respiro, a un ser que pueda saborear cada bocanada de aire, cada bocana de vida.
Estoy a poco tiempo de comenzar mi viaje, y creo que este es el descanso que siempre quise, el que necesitaba, mis vacaciones permanentes, fuera de aquí, de este pueblo, de esta ciudad, de este cuerpo.

Quizá hoy llueva, quizá haya alguien girando que crea que siente tristeza o dolor, léanle esto, que sepa que está atascado en un error, fui un ser solitario, mas allá de que haya estado rodeado de personas, siempre yo estaba lejos, solo, en mi lugar.
Lo que siente es alivio, un peso menos, la carga se hace más liviana.
Mi camino será solitario, mi dormitar también, por única vez, antes de dormir, ya no veo la imagen de mi muerte.
Solo veo mi reflejo en un pequeño espejo.
Solo veo el humo cubriendo la imagen.
Hoy dormiré sin soñar.”

19 sep. 2013

Di que no existe más que el nervio del dolor y la tristeza,

dime que permanecer inerte
será la salvación
grita que la muerte que tanto esperas,
te la has ganado,
miente sobre el amor a la vida,
al mundo que te rodea.
Miente.

Cada piedra en el camino
tiene tu nombre
cada lago espera saciar tu sed
hasta ahogarte
y  tomarte en su seno de barro y basura.

Vuelve a gritar, entre sollozos,
dímelo entre lágrimas,
di que antes del fin
caerás sobre tus rodillas
y brotara de ti el llanto del arrepentido,
desearas que el maldito tiempo regrese,
pedirás imposibles,
pedirás aquello que tuviste, y despreciaste.

Para ti solo el precipicio,
para ti la caída eterna,
caer y caer,
entre demonios y harpías
despedazado de a poco.

Aun,  tus ojos, que serán lo último que te roben,
se fijan en miradas ajenas,
tristeza fingida,
falsas lagrimas,
mentiras que flotan en el aire.

Ahora cae,
en absoluta obscuridad,
disfruta lo que forjaste,
el infierno de lo repetitivo,
lo eterno,
morir una y otra vez,
tan despiadadamente como la primera.

Recuerda,
cuando despiertes,
recuerda tu sueño, tu pesadilla,
recuerda las piedras en el camino,
mira, y entiende
no hables
despierta cuando llegue el día,
deja que el sol te cubra,

allí quédate, y solo recuerda, piensa.

15 sep. 2013

Caminas sobre aquellos que te cobijaron,
cuando la obscuridad es inminente,
cuando la sangre corre por las calles,
cuando toca tus rodillas,
tú,
gritas que el alma se desangra,
desde hace tanto tiempo,
desde que fuiste arrastrada aquí.
Desde que la nada, te transformo en vida.

Allí, en los ríos donde yacen los condenados,
asoma tímidamente tu ser,
buscas escapar de una tormenta que está dentro de ti,
la que brillaba era tu alma,
hoy es brea y excrementos,
la maldita palabra te engaño,
te llevo lejos,
caer te dejo,
entre risas y tus suplicas,
el espejismo en el que vivas,
termino.

Aquí,
el fuego te consumirá,
todo quiere tu fin,
estarás en un eterno extravío,
buscando tu verdadero ser,
no pisaras las cabezas de los demás,
ya no mas,
solo podrás respirar,
solo podrás sangrar.


E. I.

8 sep. 2013



Desesperadas sombras,
tu cuello ríe,
hilos rojos
recorriendo tu completo ser,
ojos tristes,
ojos endemoniados,
ojos ahogándose en espejos.

Un pequeño guiño del pasado,
estuvo bien la noche que compartiste?,
dejabas caer tu señuelo,
el idiota corría detrás.
Estuvo bien cuando tomaste la medicina equivocada?.

El pasado no conforta,
frente a ti espejos,
infinitamente reflejando este momento,
solo tu sombra,
solo tu figura del otro lado.
Estuvo bien, realmente estuvo bien?

Un último sonido,
la caída de aquella hoja de metal,
en roja tinta dejas tus últimos versos,
allí,
en un sucio piso,
que el paso del tiempo no borre tus palabras,
ahora,
tus ojos, no podrán derramar líquidos de tristeza,
ya no podrás arrepentirte,
ya eres tus últimas palabras.

Entrada destacada

Patios

Despertar dentro del sueño, tus ojos cubriendo mi cuerpo, tus párpados me acarician, sin embargo, la muerte, su aroma, está p...