21 jun. 2006

Los restos de una pena
quedan detras de la nueva felicidad
inventas una,
robas una.

No te pertenece y es arrasada,
destruida por lo que deseabas ignorar,
por aquello creiste nunca llegaria.

Caminas junto y lloras,
tomas su mano,
no sabes porque, pero lo haces
y puedes ver.

Eras un ladron,
te apropiabas de felicidades ajenas,
ya que eres incapaz de sentir la propia,
al ignorarlo , te desmoronas.

Todo a vuelto,
desde lo mas profundo
y con tanta fuerza arrasadora
que no logras ni siquiera desprender un grito.

Caminas,
ries, lloras,
no quieres seguir,
mas no deseas volver.

Entrada destacada

Patios

Despertar dentro del sueño, tus ojos cubriendo mi cuerpo, tus párpados me acarician, sin embargo, la muerte, su aroma, está p...