5 feb. 2007

Llega una nueva marea,
consigo, la negrura de tu alma.

Escapa de la calida arena,
testaruda, regresa, noche tras noche.

Excrementos y basura,
quiza tu alma y tu corazon.

Boquiabiertos, moribundos peces,
estas entre ellos?

Dia tras dia, en los despreciables medanos de tu miseria
se sientan obscuros cuerpos. Esperan. Observan.

Poseen el tiempo.
Contienen su odio.

Buscan en cada luna.
Quiza, te encuentren en la arena.

Te cobijaran,
aceptaras y te cobijaras con tu muerte.

Entrada destacada

Patios

Despertar dentro del sueño, tus ojos cubriendo mi cuerpo, tus párpados me acarician, sin embargo, la muerte, su aroma, está p...