31 dic. 2015

Un minuto mas

Un minuto más


No observa el paisaje,
no lo transita
solo lo ocupa
no está inmóvil
el tiempo lo empuja
un gesto despreciable
risas, detrás de ti, un pasado sin recuerdos,
un futuro presente que se derrite.

Cuida tu alma
es débil,
veras en ambos costados de tu camino
pequeños demonios
quieren amamantarse de tu alma
frágil alma.

Algunos escapan
al oler tu corazón ya muerto
el latido sin sentido,
se ha liberado,
desecho, destrozado.

Las aves,
no son tus compañeras,
son las Arpías(*) de otros tiempos,
que han venido a por ti,
te abrazas a ellas,
las besas,
beben tus sueños,
tus ganas,
aladas, con ellas subes,
no caes,
aun así, el vuelo no es siempre hacia arriba,
sigues el eterno beso,
y ya nada queda dentro de ti.

Alguien que todo lo ve
suele decir
que en sufrimiento
y solo en el
vio tu sonrisa.

E.I.
poesiasoscuras.blogspot.com.ar

(*)En la mitología griega, las Harpías o Arpías (en griego antiguo Άρπυια Harpyia, ‘que vuela y saquea’) eran inicialmente seres con apariencia de hermosas mujeres aladas, cuyo cometido principal era hacer cumplir el castigo impuesto por Zeus a Fineo: valiéndose de su capacidad de volar, robaban continuamente la comida de aquél antes de que pudiera tomarla. Esto las llevó a pelear contra los Argonautas.

En tradiciones posteriores fueron transformadas en genios maléficos con cuerpo de ave de rapiña, horrendo rostro de mujer, orejas de oso y afiladas garras, que llevaban consigo tempestades, pestes e infortunio. Esta es la forma que acabó por imponerse y que ha pervivido hasta la actualidad

27 dic. 2015

Tu odio mas puro

[…mariposas blancas, mariposas negras, puedes ver tu destino en diferentes colores, libérame de lo que hace que inundes tu rostro en lágrimas, libérame de todo aquello que te reduce a solo la risa y felicidad, libérame de mis virtudes, y de mis fallas, deshazte de mí, libérame de tu aura que consume…]

Todo se confunde, todo se extiende,

reincidir, inevitable se torna para mí,
vida, muerte, recuerdos, sueños,
divididos inútilmente
pues la verdad, todo es uno,
nuestra mente da vueltas y engaña.

Demoniacas piernas, tentadora carne, calor,
las beso, las acaricio,
elevándome hacia al cielo me siento,
vuelo sin fin.
¿Demonios menores en un cielo azul?

El gris ataca un nuevo día
el sueño se rehúsa al abandono
una tímida luz, y negras nubes
comienzan a decorar el antes azul cielo,
¿Qué escondes en aquellos colores?
Duermo con la dama,
que he de esperar.

Mi tiempo, te encierra,
mi tiempo despierta contigo del brazo,
es la mezcla del cielo, infierno y tu cuerpo,
que lucha por no pertenecer a ningún lado
y a todos.

Sonríes si mi herida sangra
sonríes si la noche no cicatriza
esta, mi herida, tu herida.
Arrojando migajas
tu mano celestial,
la misma mano que esconde el fuego.

Atraídos, embriagados por la belleza, por la mentira,
el cuerpo, los ojos, la espesa cabellera,
el aroma que arroja tu piel.
La belleza,
nos oculta el fuego en tu mano,
en llamas nos elevamos hasta el sol.

Aturdido, engañado
la dulce voz que acurrucaba el viento
ahora un horrible chillido,
la feroz tormenta comienza
sobre este cuerpo
esas, tus ganas de dañar,
destrozas mi madriguera,
abrazada al cielo y al infierno te veo,
robas mi alma,
devoras mi corazón,
bajo un sol cómplice,
manchado por tu maldita crueldad.

Tentaste a mi noche,
tentaste todo lo que tenía,
incinerado mi cuerpo
los perros ya roen mis huesos,
sin cielo, sin infierno, solo el limbo.

Y en la eternidad,
la maldita aborrecida repetición,
allí, esperándome,
tiene tu cara, y tu sonrisa de fuego,
tu cara, no puedo odiarla, no puedo tocarla,
pero sonríes,
te abrazas a mi noche,
y sonríes.

E.I.
poesiasoscuras.blogspot.com.ar

25 dic. 2015

Recuerdos (V)

Aun tu recuerdo,
Añadir leyenda

allí.
Tu flor en la tempestad
el vuelo rasante de la muerte
un ave de rapiña
y las presas,
luchando contra el viento.
Y te ve a ti.

Feroz,
algo temerosa también,
los rostros engañan,
debes cuidarte de la caricia en tu espalda
la caricia que hiere,
la que luego será una daga
atravesando tú ser de par en par.

Aun el recuerdo,
flotando allí,
la flor, tu flor,
la tempestad,
tú presencia.
El viento ensordece
el ave aun allí,
gira, y en cada giro,
se lleva parte de tu alma.

Ojos cielo,
aun allí,
ahora o nunca,
llego a ti, mírame,
la última vez,
como la primera.

El ave se ha posado,
su vuelo ha llegado a un fin,
otra vez la caricia,
y la daga del final.

E.I.

poesiasoscuras.blogspot.com.ar

20 dic. 2015

Bosque(V)

Cacería,

búsqueda,
detrás, la gran boca de luz
frente a tus ojos,
el húmedo bosque,
sereno, asechando,
tan negro en su interior,
allí,
no domina la razón.

El animal,
el más feroz,
has dejado de ser,
aquí,
el humano es solo carne,
reducido a la desesperación
esperas, sin saber, entre inmensos arboles
el toque del bosque,
el toque de tu muerte.

Obscuridad
ahogo
es doloroso el respirar,
sudor,
tu orgullo no deja detener tu búsqueda,
tu perdición.

El vientre del bosque,
tu final, es parte de su continuidad,
tu valentía se ha quedado varios pasos detrás
infinitos brazos
infinitas manos
el bosque adorna tu cuello,
la presa deseada.

Muy lejos del sol,
lejos de aquella boca que te sedujo,
saborea tu ahogo, tus rodillas se hunden en el lodo,
las ramas arrancan el aire de tu pecho.

Ojos negros,
un cuerpo ya sin vida,
el que en otrora fuera feroz,
ahora eres parte del lugar,
eres lodo,
eres abono en este lugar,
en el que nadie reinara.



E.I.

poesiasoscuras.blogspot.com.ar

19 dic. 2015

1517:051215

Entre plegarias y sollozos

preguntas aquello que ya sabes
cuál es la preocupación
si del otro lado te encuentras ya.

Alégrate pequeño,
alégrate por tu destino
siente el calor de las velas
rozando ligeramente tu cara,
blanca piel.
Allí estas ahora,
donde querías,
cómodo en ese, tu lugar.

Formas inexplicables
crean tu entorno
sonidos,
aire,
y nadie alrededor.
Solo aquellas formas.

No esperas la noche,
eres parte,
rostros comienza a mostrarse,
no sueñas,
simplemente es la realidad
fuera de ti.

Tu sonido esta ahogado,
tu movimiento agotado,
solo puedes reposar allí,
en esos lienzos de seda,
perfectamente preparados
para ti.

E.I.

poesiasoscuras.blogspot.com.ar

13 dic. 2015

2017:121215


https://www.facebook.com/maria.fitzgerald.31542

La forma de los cuerpos
el color de los arbustos
la fuerza del viento
la hermosura y la ferocidad
de la naturaleza.

Contradicciones,
siempre contradicciones
choques, furia calma,
todo junto
todo a la vez.

Analizar la completitud
de lo que aún no se entiende,
has de tener cuidado,
ahí reside la semilla de la demencia,
hermosa demencia,
espera, espera,
a ese que buscara el límite
en lo que no tiene fin.

¿Las formas, son las que ves?
¿La fuerza del viento,
es la caricia o el castigo?
Verdes que pueden engañarte,
colores que nombras
más nada son,
todo junto,
todo a la vez.

Ajado sol,
ajada piel,
árida tierra,
y la luna
hermosa y fiel guardiana,
encima de todos
abarcándolo todo.

Oculta lo que debe ser escondido,
da brillo de diamante
a lo que debe relucir,
Luna bella, única,
sosiegas el látigo del sol,
las odas suben todas para ti.

Todo al mismo tiempo,
todo junto
de una sola vez,
pensarlo, recuerda,
enloquece.

Amanece,
el nacimiento es el primer rayo de sol,
piensas en el momento,
la luz toca la semilla y germina,
la espera llego a su fin,
florece dentro de ti
la demencia,
todo junto, todo a la vez,
florece y abre tu cuerpo
lo reduce a millones de pedazos,
ahora gobierna ella,
tu locura.

E.I.
poesiasoscuras.blogspot.com.ar

Ilustracion de Maria Florencia

12 dic. 2015

Extracto

Extracto Cuento Inconcluso.

…y en el medio de tanta  conversación sin sentido te acordas de esa poesía que nunca dejaste, raro, a veces es raro, costaba un trozo de papel cualquiera y algo para escribir.
       “ Eres mi rio,
         eres el agua en el fuego,
         me arrastras hasta tu garganta
         arrojándome sin piedad
         sin salvación
         gran vacío.
          
         Eres sangre
         en mi sangre
         aire que mueve mi pecho
         eres el pecado
         que he de cometer.

         Me encuentro luego
         flotando en el aire
         flotando en el agua,
         quizá otro rio me acoja
         y me lleve a otro lado,
         a otro fuego,
         a esos que el infierno prepara

         Todo lo que dibuja el paisaje
         sin duda, yo lo he elegido
         todo lo que ha muerto en mis manos
         de seguro yo,
         lo he matado,
         me arrojo sin pensar
         no me opongo a ser arrastrado
         a la eterna repetición
         a la eterna caída
         a la eterna ignorancia
         de saber si he vivido
         o si nunca he existido.”

E.I.

poesiasoscuras.blogspot.com.ar

8 dic. 2015

1555.08122015

Nacido bajo un cielo en llamas,
un océano manchado
penetrantes rojos
tierra agrietada
conejillos desangrados
desparramados en aquellas grietas.

Corriendo los telones
allí,
en el otro lado de escena,
el vapor, el humo,
el aroma de los sexos,
otra guerra,
otro fuego.

Disparas palabras,
entregas tu cuerpo,
arrojas tu alma,
aúllas a la luna,
y no le temes al sol.

Buscando en viejos libros
en amarillentas hojas
en el fondo de un vaso
en el fuego que rodea
buscando
intensamente,
sin darte cuenta
que el fuego acabara consumiéndote.

Buscas,
nada guardas para ti,
no tienes techo,
no lo quieres,
escupes sabiduría
cortas parpados
para que puedan ver.

Consumido,
te entregas,
has dejado un pasado presente,
has sido tan veloz
que has asesinado a tu futuro
y el pasado jamás podrá borrarse,
te vas,
pero nadie lo sabe,
ni siquiera tú.

E.I.

poesiasoscuras.blogspot.com.ar

08/12/1943 James Douglas Morrison - Gracias Lizard King


6 dic. 2015

Hermosa Noche

1454.06.12.15

Luz de vela,

un corte en la obscuridad,
dolerá en tu seno
fantasmagórica noche,
alejara algunos de tus demonios,
mientras otros jugaran a su alrededor.

Dulce paz,
dulce y acogedora noche,
siempre deseando tu llegada,
portadora de placeres,
de la hermosa paleta de estrellas.

Acoges a los locos,
los bohemios y más,
le das bebida, comida, aposento,
y despides a los que corrompen la paz
les envías al sueño,
las pesadillas,
los engañas, los embriagas,
y allí quedan,
en el camino.

Hermosura
que entiendes de penas
que lames el dolor
curas heridas,
abres profundamente otras,
los amantes de tu llegada
así lo queremos.

Solo una vela,
para realzar tu color,
y espantar al siempre vigilante demonio,
el que locura consigo trae,
amamos la locura,
solo en ocasiones
la despreciamos.

Profunda, intoxicante,
desinhibidora noche,
acógeme en tu seno,
corta el cabo de la vela
no temeré
solo ciégame
y llévame.

E.I.
poesiasoscuras.blogspot.com.ar


5 dic. 2015

0007.051215

0007.051215


El cuerpo, vacío,
el elixir que eleva
se ha agotado,
reemplazado por aire solamente,
un cuerpo, vacío,
en la tierra no se hunde.

El eco de una pena,
muy antigua,
llega y se cuela por los orificios,
y anida,
y repica,
y juega,
y reclama, reclama, reclama,
que se hunda este cuerpo.

Vacío
en la noche que enamora, vacío,
la sangre, las lágrimas,
seco,
abandonado,
alma vagando,
extasiada por la noche.

Una barca podrida,
hueca,
esperando el peso de la mariposa
para deshacerse,
para volver a la nada,
el peso de algún recuerdo
y deshacerse,
el recuerdo que no llega,
la mariposa que evita al cuerpo,
putrefacto, penoso cuerpo,
y allí espera,
vacío, vacío, vacío,
como esta noche
que todo lo absorbe,
esta noche,
tan vacía, tan profunda,
tan vacío el cuerpo,
que hasta mí amada noche
me ha rechazado.

E.I.

poesiasoscuras.blogspot.com.ar

29 nov. 2015

Labios

Nada de lo que toco
es, demasiado real,
la velocidad
con la que nos vives
es agotadora
abrumadora.

Todo se deshace
entre estos putrefactos dedos,
el sol, no puedo apagarlo,
la luna, no puedo ahogarla,
la luna, mi amante,
no puedo ya,
besarla, abrazarla.

El grito que abandona la carne
el sol se apaga,
el fuego, teme,
la fe se acurruca,
crece la noche
y en ella nos deshacemos,
nos abrazamos
nos besamos,
la dama, es ella,
la que nos dará el último beso
el último baile.

El labio exige sangre,
muerde tu labio,
bebo,
somos uno, solo uno.

Bajo el manto dorado
recostados
una brillosa boca de rubíes,
los colores se elevan
cierro los ojos y luego..
ya…
no queda nada para ver.

E.I.

poesiasoscuras.blogspot.com.ar

22 nov. 2015

Tierra

Espera,

¿quieres estar allí?
Espera,
agacha tu cabeza,
ve tu tierra,
la que te sostiene,
la que te acogerá.

Espera,
vaga por el aire
almas de acero,
almas de fuego,
deseosas por darte alcance,
espera.

Espera,
cruza los verdes esmeralda,
rompe las gotas de la lluvia que ciega,
bebe de las hojas, luego,
muévete,
cierra tus ojos,
echa raíces en ese lugar.

Esperas,
y en tu mente,
corres, corres, huyes,
dando vueltas,
buscando lo más alto
ves lo que no esta
de este lado del mundo.

Baila,
espera,
ríe, no puedes,
un frio que crece a tus espaldas,
la espera está llegando a su fin
bebe de la verde hoja,
deja que el frio te desvanezca.

Solo una vez,
pides entre ruegos
que el frio se acabe,
que el adiós sea finito,
que el verde se seque al fin,
adiós,
mi sangre, mi sangre,
todo lo que me has quitado.

Llegaran mis letras al final,
el frio es demasiado,
prueba mi garganta,
prueba mi carne,
dejo cerrado
diciendo “hasta nunca”,
me voy con la primero gota de rocío,
espero llores mi lugar,
pues ya no puedo decirte…………

E.I.

21 nov. 2015

1347:211115

Salva el sueño, tu alma,

corre, no mires atrás jamás.

La nada ha creado a su encargado,
el devorador de almas.

Escapa, ya no hay tierra bajo tus pies,
cielo cae en lágrimas de fuego y sangre

Donde, donde ocultarse y pensar?
No hay tiempo para pensar.

Corre, escapa,
que tus piernas se desgarren de tu cuerpo.

El absurdo de la nada,
el absurdo de la presencia eterna de la muerte en la vida.

Corre, escapa, jamás devolver la mirada.

Crees ahora en lo que veías?

15 nov. 2015

Cielo Infierno

Nacen canciones,

gritando al eterno e inalcanzable cielo,
entona canciones,
de alegría quizá.

Temeroso del averno,
sus puertas abiertas de par en par,
aquí, en la tierra que caminas,
para que tu alma se aventure en el.

Sin demasiadas preguntas,
puedes llegar a él.
Jamás salir.
El cielo es tan lejano,
sus puertas cerradas,
infranqueables.

Caminas por sendas desconocidas.
Temeroso.
Dudando.
Miedo en tus sueños. Mueres cada vez.
Son impuros, soy impuro?
Lo que deseo es malvado?

Es tarde?
Es posible regresar por la vieja senda?
Como ganar el cielo?
La eternidad.
En esta tierra solo florece la tentación, la maldad.

Quien ha sembrado estos árboles llenos de dudas,
de acciones sin sentido.?
Que es esto que vive.?
Recuerdo vidas,
llegan al final de aquella montaña.

Repasa cuidadosamente cada segundo,
desea, que todo haya sido bueno,
que sus actos de maldad se hayan ahogado en el rio.
La conclusión.
No fallar en la vida.
El gran salto y cantar mientras dure.

14 nov. 2015

Nocturna

Que las campanas de los condenados repiquen,

que su sonido
eleve a sus muertos.

Aves de rapiña,
el festín
está casi listo.

La luna mira a lo lejos,
vestida con sus mejores rojos,
sol atemorizado
oculto tras alguna montaña,
el,
ya no quema.

El fuego crece,
tiran sus crucifijos a la hoguera,
olor a metal y carne en el aire,
la locura bebe de tu ojo
y bailan juntos
mientras todo se derrumba.

Abraza al ángel que te cuida,
y arranca sus alas
pues no te ha cuidado demasiado.

Traidor y traicionado
abrazados,
saltan a la hoguera.

E.I.

8 nov. 2015

Invisible

Ni siquiera el barro bajo tus pies,

el estiércol esparcido en el camino,
nada, menos que nada.

La obscuridad en tu camino,
esa infinita nada, eterna soledad,
ni siquiera el mal recuerdo,
la jaqueca al amanecer.

Bajo los huesos de los muertos
un poco más abajo,
y más allá del fuego,
quizá allí me encuentre.

Invisible como la brisa,
atravesado por tu cuerpo,
el que no existe soy,
tu mirada no se detiene ante mí,
me elude, me atraviesa.

Quizá,
una caricia,
es ahora ser ignorado,
esos ojos,
azotaban mi alma,
la devoraban,
la aplastaban,
y no había secretos,
absorbías todo de mí.

Caigo entre las rocas,
y es aún demasiado suave para mí,
en la caída espero tu mano,
en vano,
es adiós entonces,
un hasta nunca escondido,
tus ojos,
no están tristes,
no están.

Caigo en pedazos,
apenas puedo verte en la cima,
vacío y quebrado,
el cansado mar me aleja,
y tus ojos,
ven mi alma desaparecer.


E.I.

7 nov. 2015

Noches VII

Si,
pues bien,
demasiado te he soñado,
ya no más.

Demasiado
has interrumpido
mi dormir,
mi único escape de aquí.

Aun así,
temo verte,
temo encontrarte.

Ya basta,
el temor debe hacerse a un lado,
el grito ahogarse,
y ver la profunda obscuridad
de tus ojos.

Sin avisos
apareces,
noche o día
no importa
tú eres la obscuridad.

Grito desamparado,
deseo y no
que vengas,
que te enfrentes a mí.

Llévame,
o desaparece,
mis sueños
déjalos en paz,
estorba
si así lo deseas
mi despertar.

Mi respiración te molesta
lo sé,
puedes tenerla
solo con pestañear,
más no lo haces,
solo merodeas por aquí,
en la noche,
en mis sueños.

Quisiera dormir, soñar,
como en las noches
en las que solo te sentabas
y observabas.

Noches
en las que aquí vivías,
noches en las que sabia
te encontraría siempre
en el rincón de mi cuarto.

E.I.

1 nov. 2015

Relato 1.11.15-1707 (parte 1 de ?)

Relato 1.11.15-1707

La mañana salía  de su largo letargo, las gotas de rocío reflejaban los primeros rayos de sol, los murmullos del amanecer comienzan a inundar la ciudad, cada calle, cada casa, mis oídos.

Entre maldiciones arranco mi cuerpo del embriagador sueño, recupero la postura, y solo, mirando fijamente a nada en absoluto, comienzo el ritual del despertar.
Buscar por todos lados la misma ropa de anoche, la que acomodada prolijamente deje a los pies de la cama y que hoy, parecería que hubieran tenido más vida que este que las usa.
No puedo encontrar nada en su lugar, desparramada por lugares que aun no entiendo, en esta lógica del recién despertado, como han hecho para llegar allí.
Habiendo armado el rompecabezas textil, me dedico al aseo personal. Alguien está parado del otro lado del lavatorio!!, la sensación de ahogo dura menos que un segundo, era yo, reflejado en el viejo y sucio espejo. Maldita herramienta del tiempo, no te alcanzo con los relojes, no, tenías que tener algo más, ¡espejos!.

Sin ninguna gana, dejo que el agua fría vaya tajeando mi cuerpo, es la única forma de alejar los brazos del sueño, que aún siguen ahí, si bien me muevo, intento pensar, aún estoy dormido.
En ocasiones, cuando me salto esa ducha tajante, puedo estar el resto del día dormido, y caminar errante entre todos estos robots, apurados por nada, enojados con todo, llegando siempre tarde a donde nadie siquiera los espera, y cuando allí llegan, son ignorados, ni siquiera odiados u ignorados.

Los eventos se suceden, yo no, yo estoy quieto, durmiendo, viajando en este cuerpo, que es mío, pero resulta ajeno. Soy el pasajero. Y puedo pensar, y puedo crear otros mundos, y ser a veces, y solo a veces, el que quisiera.

-

La carrera continua, tapada la pornográfica piel, engañado al estómago con un café horrible (siempre se me hierve esta porquería), y habiendo tirado a la fosa alguna que otra tostada (también quemadas). Voy creando el pasado, y dejando atrás la hilera de mis otros yos, los dejo aquí, esperando a mi regreso, o no, quien sabe, yo no sé nada. Solo que, al abrir esta puerta, se presenta el mundo, mal educado, terminando de despertarme con su cachetazo certero, y también sé que detrás, dejo todo, y nada a la vez.
Dejo algo vacío, y mis yos, anda a saber que harán. ¿Serán ellos los que me hierven el café?, ¿los que desparraman mi ropa?
Bueno, ya está, no uso reloj, un peso menos, me guio por la Sra. del frente, siempre a la misma hora, el mismo vestido, la misma pesadez para barrer esa vereda que en otoño esta siempre sucia, o para decirlo más poéticamente, “vestida de lágrimas otoñales”.
Es inútil, no se me pega lo de poeta, pensando eso, me sumerjo en esta vorágine y me dejo llevar.

-

¿Qué harán mis yos?, hoy desearía haber salteado la ducha. Hoy desearía caminar dormido, y vivir en mi otro mundo, el que me gusta.
Este tipo de reproches o decisiones mal tomadas, me llegan cada vez que arrastran estas olas de gente, autos, mugre, todo junto.
Estrechando manos que no quiero estrechar, saludando a quienes me gustaría dejarles una flor seca sobre sus tumbas, riendo con quienes no comparto siquiera el aire que respiro, pero siempre hay algo, sé que en algún momento cruzara por aquí, no me conoce (¿o sí?), disimula bien si mi conoce, sé que habrá un “hola, buen día”, que me levantara esta mañana insoportable, esta mañana plagada de estos seres de fábula que jamás existirán, vendrían a ser, el entorno de este paisaje que me toca, si esta vida fuera un cuadro y yo, el protagonista. De seguro sería un cuadro muy barato.


-
Fondo, música, de mi pecho brota la lagrima, de mi pecho brota la pena, mi ojo tirita, mi labio tiembla, mis ojos entrecerrados van dejando escapar la pena del cuerpo, de la mente, locura si desea verse lógicamente, una maravilla para mí, si solo se deja suceder, que fluya, ir saltando por el jardín espinoso, música de fondo, música que acompaña las palabras que tocan esa fibra que nos estremece.
Música de fondo, y la voz, tranquila, triste, una voz que se parece a la de una persona, la que me gustaría todo el tiempo, ser.
Y me arrastro por las calles, entre los que irónicamente preguntan que tan bien me encuentro. Que tan bien me va.
No importa, música de fondo, y el parpado, velozmente, tirita, vida propia.
Música de fondo, voz triste, a veces la libertad que creo tener, se encuentra encerrada en estas paredes, en este mar de gente, ¿soy como ellos?, ¡¡Dios!! no, quiero ser otro, diferente, peor, mejor, no me importa, solo no quiero ser como esta masa que ahoga.
Música de fondo, y la voz. Me voy despertando, tuve un pequeño tiempo fuera, me sucede frecuentemente, de repente…desaparezco, dejo mi cuerpo y escapo, y allí saboreo la libertad, pierdo las cadenas de una religión que no entiendo, las de la sociedad que aborrezco, y vuelo, las violetas, los árboles, lo incierto, el desierto, y me veo marchar, día a día, noche a noche, al lado del rio, las cosas son más simples, y es allí donde quiero estar.
Música de fondo, y la voz se desvanece, y vuelve la cegadora luz, y yo despierto de este, llamémoslo, “momentum”.
Despierto.
No hay música, no hay voz.
Hay…esto que veo.

-

Lo que paso antes, esta entre paréntesis, o sea, que puede ser omitido, o es alguna otra cosa que no mantiene relación con lo narrado anteriormente y lo que será narrado a continuación

-

Fin Parte 1
E.I



31 oct. 2015

Mar

Pasos

que aceleras.
Mar, incansable,
aguas limpian,
aguas olvidan.

Pasos
que se aceleran,
no impacientes tus deseos
nunca, frente al tiempo.
Deja al mar,
que en su eterno movimiento
enfrente al tiempo.

Pasos,
en nocturno silencio
nocturnos gemidos.
El mar se anima
conquistando las orillas
que lo detenían,
en blancos brazos todo se lleva,
todo,
hasta tus recuerdos.

Pasos,
no se arrastren,
noche,
dormir sobre la arena,
recordar en qué momento se fue,
abrazar lo que no está,
sonidos que se han apagado.

De cara a la inmensa noche,
de cara al mar
estrellada noche,
blanca y eufórica espuma sobre el horizonte,
abrazado por el mar, mi mar,
limpia queda la arena,
limpia,
sin la resaca de los recuerdos.

E.I.

25 oct. 2015

25.1709

Vagabundas ganas,

en esos pesados despertares,
aburrida mañana
golpeando los techos de las casas
todas en fila
simétricas todas ellas.

Las preguntas de las mentes
que en ellas anidan,
los actos, los pensamientos,
y entre ellas
aprisionadas,
las dudas,
las incertidumbres.

Sus estómagos llenos
no se despliegan sus puertas aun
en unos momentos más
las vidas ocultas en esos ladrillos,
en tímido movimiento,
comenzaran a asomarse a la luz.
Cemento,
pariendo seres tras seres.

El látigo de cemento
las cámaras de tortura,
modernas y no tanto,
el roce,
el aburrimiento,
la delgada línea entre dejarlo todo,
o continuar pesadamente.

El camino ya dibujado,
ya pintado,
y una mañana que se toca,
expectante, extraña,
las nubes que aplastan y mojan,
el ahogo es inminente,
el sueño, el aire, el aire,
noche prematura
y el día se aleja de ti.

E.I.

24 oct. 2015

23.1430

Granos de arena

escapándose por tus manos
nubes escapando a tus ojos,
tus ojos,
que es lo que ocultan tus ojos.

Los demonios se arrodillan ante ellos,
me arrodillo ante ellos,
junto mi orgullo
del inmundo piso,
me arrastro con mi lengua hacia tus pies.

Abrumas con solo entrecerrar tus parpados,
agitas el corazón de la tierra
cuando reposas sobre sus verdes mantos,
¿eres tan especial y nadie lo sabe?
¿Cielo e infierno no saben de ti?

No recuerdo otro sentimiento,
no recuerdo nada,
creer que eres un ángel demonio,
lo  eres todo
en un solo cuerpo,
en el mismo lugar.

Repto entre los cuerpos,
por tus piernas subo,
blanca piel
blanca y suave piel,
cuando llego a tu boca
me arrojas a los pantanos,
y todo vuelve a repetirse.

La vuelta,
el desprecio,
y puedo creer que este es mi infierno,
el tenerte,
pero nunca poseerte.

E.I.

http://poesiasoscuras.blogspot.com/

18 oct. 2015

Persona / Tormenta

Comienzo a abrir los ojos,

Los primeros rayos de luz cortan el rostro cansado.
Entre parpadeos la luz llena las pupilas,
Pero el color del día se torna gris.
Asoma su cuerpo.
Un día extrañamente silencioso,
Extrañamente diferente a los demás días de su vida.

Pesadamente, comienza su rutina,
pesadamente se cubre con sus ropas,
tristemente se dirige a otro lugar,
fuera de su habitación.

La suave y fresca brisa matinal es una invitada más
a este amanecer diferente y tranquilo.
La respiración es suave, relajada.
Llena sus pulmones de aire, saboreando cada respiración.
Se sienta fuera, en una esquina de su balcón,
donde los aun débiles rayos de sol lo abrazan, entibiando su cuerpo.

Ya completamente despejado, su cabeza comienza a trabajar.
Y transcurren como segundos las horas de su día,
el sol recorre lentamente el cielo,
que hoy, tiene un color que nunca había tenido antes,
su mente aun trabaja, las horas continúan su paso, y la paz aumenta.

Todo está muy tranquilo, afuera, adentro, y en cualquier lado.
Muchas ideas pasan por su cabeza,
especulaciones, miedos, soluciones,
todas nacen del objetivo que se ha fijado.

La respiración un poco más acelerada,
pero continua tranquilo, frio, con su mirada perdida,
el sol está llegando al final de su recorrido.
Abstracción total de la realidad,
Se encuentra solo, solo en su mundo,
Sabe que el día está comenzando con la llegada de la noche
Sabe que la noche acabara con este día.

Sabe cómo terminara,
Lentamente se dirige a su sillón,
Toma un libro en sus manos,
Se detiene en su pasaje favorito, lo lee,
Lo recita en voz alta, pero no se escucha,
Su otra mano, sostiene el frio metal
Sus parpados entran en un desesperado abrir y cerrar,
Sus ojos no enfocan nada.
Sudan las manos, dejan caer el libro,
no advierte el sonido al caer,
parece haber tomado el camino,
todo su cuerpo está temblando,
suda, balbucea, …………y….
Y de pronto, una gran calma
lo invade todo, una calma que sigue a una gran tormenta
El único sentido vivo, es el tacto, puede sentir el frio en su sien,
el peso de su mano,
el sudor corriendo por su cuerpo,
su otra mano cubriendo sus ojos, llenos de lágrimas.

Tiembla el metal, todo su brazo está temblando,
Su cabeza está llena de dudas,
Siente miedo,
Sabe lo que está haciendo,
Es la última salida, la última puerta, el último día.
Frio en su sien, eso es todo lo que siente.
La calma esta por quebrarse.

El sol se oculta,
la noche se abre paso,
trayendo consigo, todas sus aves nocturnas,
vuelve el ruido, el día se ha ido, y la tormenta……

ha pasado.

E.I.

http://poesiasoscuras.blogspot.com.ar/

12 oct. 2015

Aun

Dame tu voz,

dámela hoy solo para mí,
dame ese pensamiento
ese que tienes para mí,
se, ya lo sé,
para ti,
soy menos que el estiércol bajo tus pies,
menos que una luz en la más cerrada
de las obscuridades,
si algo existe para ti
que represente la eterna e infinita nada,
menos de eso he de ser.

Bajo los huesos de nuestros muertos,
más allá del fuego,
y mucho más allá,
puedo encontrarme,
me atraviesas con tu mirada,
cual fantasma
como el mismisimo aire.

Quizá tus golpes,
en mi ser eran caricias,
esos ojos que penetran,
destrozaban mi alma,
no había secretos para ti,
nada fue reciproco,
pues mi ojos no penetraban tu piel.

Aun cayendo,
de espaldas te encuentras
y tus brazos cruzados,
aun consumiéndome por un último roce,
arrancas tus brazos
y al infinito alimentas,
aun buscando esa mirada,
aun si fuera la mirada del último adiós,
tiras tus ojos a los animales famélicos.

Más despreciable que cualquier otro,
ese he de ser yo, para ti,
siempre y mas allá,
arrojado al lado del camino,
veo varios restos,
no ser el único, no me reconforta,
no tienes alma,
no tienes otra cosa
que una gran roca en lugar de un corazón.

E.I.

10 oct. 2015

Ver

Veras

en la noche más profunda
ríos formados por lágrimas
de los condenados, los olvidados,
los que a nosotros se parecen,
veras,
en esas obscuras fauces,
esas que arrancan tus brazos,
lo valioso que resulta el aire.

Veras
entre suspiros, los últimos ya,
la imagen,
de quien corto sus manos
devoro sus ojos
y fundió su corazón en los ríos de lava,
síguelo,
pues su camino debes repetir,
el del abandonado.

Mientras tanto,
bajo cada sol,
cada luna,
solo ves los resplandores
de los puñales,
vestidos de sangre,
cuidados, brillantes, amados,
seda para limpiar sus bordes.

Ellos duermen sobre fuego,
tú no puedes dormir,
corres
y siempre,
detrás de ti están,
allí, durmiendo,
en el fuego.
Y te ahogas,
en tu realidad,
en tu sueño,
en esos ríos,
lágrimas y lava.

Tu mirada,
abraza el horizonte,
inventa un final
alguno que te mantenga cómodo,
sin dolor,
mientras sueñas,
el fuego se arrastra y sube por tus pies,
y mientras tu piel desaparece,
recuerdas como renacías,
cuando tu piel se mezclaba
con la piel de quien te abandono.

Bajas tus brazos
dejas que el fuego domine,
recuerdas el placer
mientras el intangible dolor
consume,
dejas tu lágrima para el rio,
dejas que los recuerdos se esfumen,
pues se han llevado su cuerpo,
sus lágrimas, su dolor,
y todo ese horizonte
es ceniza ya.

E.I.

Entrada destacada

Patios

Despertar dentro del sueño, tus ojos cubriendo mi cuerpo, tus párpados me acarician, sin embargo, la muerte, su aroma, está p...