5 dic. 2015

0007.051215

0007.051215


El cuerpo, vacío,
el elixir que eleva
se ha agotado,
reemplazado por aire solamente,
un cuerpo, vacío,
en la tierra no se hunde.

El eco de una pena,
muy antigua,
llega y se cuela por los orificios,
y anida,
y repica,
y juega,
y reclama, reclama, reclama,
que se hunda este cuerpo.

Vacío
en la noche que enamora, vacío,
la sangre, las lágrimas,
seco,
abandonado,
alma vagando,
extasiada por la noche.

Una barca podrida,
hueca,
esperando el peso de la mariposa
para deshacerse,
para volver a la nada,
el peso de algún recuerdo
y deshacerse,
el recuerdo que no llega,
la mariposa que evita al cuerpo,
putrefacto, penoso cuerpo,
y allí espera,
vacío, vacío, vacío,
como esta noche
que todo lo absorbe,
esta noche,
tan vacía, tan profunda,
tan vacío el cuerpo,
que hasta mí amada noche
me ha rechazado.

E.I.

poesiasoscuras.blogspot.com.ar

No hay comentarios.:

Entrada destacada

Patios

Despertar dentro del sueño, tus ojos cubriendo mi cuerpo, tus párpados me acarician, sin embargo, la muerte, su aroma, está p...