30 nov. 2014

Simple



Extraño es no tenerte,
más aun es no haberte tenido nunca.

Extraño es no haberte tocado jamás,
y recordar cómo era.

Reconozco tus pasos
y no hay nadie en estas cuatro paredes.

Es extraño.

29 nov. 2014

Cada paso



A cada paso,
(un recuerdo infértil)
un mirar hacia atrás,
el sentimiento de la ausencia.

Abominable es, este paramo,
guardo mis ojos en un saco,
solamente, para no llorar.
Ahora, en sinuoso caminar, continuo.

Ha de ser de noche,
ya no quema el sol,
descansare,
arranco mis pies, los coloco junto a mis ojos.

Tropiezo, caigo,
Me
a
r
r
a
s
t
r
o
cual gusano.
Descansen mis pies, duerman mis ojos.

Sangren mis brazos, mis piernas.
El camino no ha de ser el mejor,
no ha de faltar demasiado.
Ya casi.

Aire, me lleno de él.
Mis manos no tocan piedras, ni tierra.
Saco mis ojos para deleitarme.
Aquí estoy.

Sí, es cierta esta historia.
Mi dolor no ha sido en vano.
Lanzo lejos mis ojos.
Que ellos me guíen, allí iré.

E.I.

22 nov. 2014

Reflejos



Caminaba en la cerrada noche, la espesa neblina solo cedía para mostrar el fuego de su cigarrillo, caminaba como siempre lo hacía, junto a las paredes, casi rozándolas, mirando el suelo, como si esperara encontrar algún tesoro, perdido por algún poco afortunado.
Rara vez levantaba su mirada, no miraba a nadie a los ojos.
Otra pitada a su cigarrillo, ya restan pocos metros, pues sabe de memoria, que terminara ese maldito palito de tabaco justo en la puerta de su destino, la última bocanada y el fin del camino.

La noche se cierne aún más sobre su cuerpo, parece como si le costara más trabajo caminar, le pesaba cada paso, cada respiración, cada vez que levantaba su brazo para fumar.
Un ruido destroza sus pensamientos y lo sobresalta, a lo lejos y no tanto, ve que alguien se aproxima hacia él, pero le resta importancia, pues nunca levantaba su mirada, y mucho menos le gustaba mirar a la gente directamente a los ojos.
La razón? Bueno, quizá usted se ría de esto, pero él podía escarbar en el interior y ver todos los demonios de cada persona, eso lo consumía, en ocasiones lo asustaba de muerte, lo paralizaba.
Ya a nadie podía mirar. Por temor, si, por temor a lo que pudiera ver en esas cavernas.

Los pasos suenan más cercanos, apenas observa hacia el frente, pues no quiere tropezarse con un desconocido, no quiere rozar otros cuerpos, por sobre la brasa de su cigarrillo, escudriña hacia su futuro inmediato.
Luego piensa para sus adentros, que sus caminatas, y parece que hasta sus acciones, las mide en pitadas o cantidades de cigarrillos, “que estupidez, tengo que tirar este hediondo tabaco cuanto antes”, se decía, y repetía cada vez. “Pero bueno che, algún vicio hay que tener”, se consolaba.

Se da cuenta que ya solo a esta a un par bocanadas más y estará en su casa, y no le importara la calle, la densa noche, el desconocido cerca o lejos, su unidad de medida, ya nada le importara.
Pero esta noche que no se deja atravesar, cada vez más densa, cada vez más complicado dar un paso, y ese par de pisadas en sentido contrario cada vez más cerca, amenazando con cruzarse en algún momento con él, sin duda está más nervioso que de costumbre, no hay ojos que alcance a penetrar, y levanta su mirada.

Para su sorpresa, esas pisadas tan lejanas (o cerca), estaban allí, sobre él, sus ojos se fundieron en los otros, los ajenos, los furiosos, los endemoniadamente esquizofrénicos, aquellos ojos, le eran familiares.
No había notado que ya había tomado esa última bocanada de caliente aire mezclado con sabor a tabaco, no había notado que hacia momentos que había ingresado a lo que llamaba hogar (solo un techo y su cama, pilas de libros y viejas fotos, suficiente), en que momento su mente se escapó, pues no recordaba los últimos pasos, no recordaba girar la perilla de su puerta, ni el ruido penetrante de esas bisagras sin aceitar.
Solo estaba concentrado en el sonido de esos pasos, lejanos o no, pero ese sonido, que lo hizo levantar la mirada, le hizo abandonar el sueño despierto, le hizo abandonar ese mundo a sus pies.

Esos ojos lo consumen, lo arrastran al más profundo de los llantos, a dar ese grito mudo de pena y dolor, quiebran sus piernas, sus rodillas contra el piso, su mundo. Su cara totalmente desdibujada y sus manos, que ya no le son propias, quieren tapar sus ojos, no puede, no puede.
Envuelto en la desesperación, recuerda todo aquello que no debía, ni quería recordar, todo le vuelve, todo junto, pobre perro apaleado contra el piso, pobre.
Allí en su pieza, acurrucado, destrozado, tomando aire desesperadamente, sabe que para él, se está terminando, y aquellos ojos, aquellos conocidos ojos, que te han hecho.
Ya entregado al destino que le toca, vuelve su mirada, otra vez sumergido en aquellos profundos ojos, detrás de ellos reconoce el paisaje, es su misma pieza, aquellos sus libros, esa, su cama desecha de la noche anterior, y ese que está en el piso, no es nada más que su reflejo.

Entrada destacada

Patios

Despertar dentro del sueño, tus ojos cubriendo mi cuerpo, tus párpados me acarician, sin embargo, la muerte, su aroma, está p...