Sentidos

Sabor a  derrota,

nueva vida
con una soga ajustada al cuello,
cerrar los ojos,
no por dolor, no,
es la tristeza
de saberse derrotado,
más que la caída misma,
es aceptarla, hacerla carne,
vivir, o no, con ella.

Revivir momentos
son tajos en tu brazos,
besar el pasado
es una lágrima secándose en tu mejilla,
sonidos, aromas, colores,
látigos arrancando carne de tu espalda.

Respirar,
profundamente,
ensillar la noche
y vagar,
apartado de la luz,
de aquella luz,
la que se apagó, la que se fue,
el fantasma detrás de ti,
vive!, tú lo alimentas en cada pensamiento,
y acurrucado ya te encuentras
en la bella noche
que deseabas abrazar.

Golpe a tu cabeza,
la caprichosa realidad.
Recostado
y con el negro y bello cielo nocturno
como único paisaje,
ves, por última vez
la estrella que señalabas,
el brillo, el brillo,
con él,
te vas.

E.I.

Comentarios