4 nov. 2018

Existir


Inagotables lagrimas
que intentan
sin lograrlo
limpiar estos ojos
tan llenos de sueños.

Lagrimas que caen
lagrimas que saludan
que duelen.

Te has ido,
sin embargo
jamás estuviste aquí,
claro,
no lo sabía,
sueño,
solo un sueño.

Crecimos juntos,
me enseñaste,
juntos aprendíamos.
Un sueño, solo eso.

El ruido me despierta
y desesperado me enfrento a la realidad,
ya no estabas,
la soledad otra vez,
el tiempo que ha subido otro escalón
y vos,
aun no estás aquí.

http://poesiasoscuras.blogspot.com.ar/

30 sep. 2018

Despertares


Fue la madrugada con más y calor y humedad que recuerde, fue la noche anterior un derroche de energía y sentimientos, un derroche de imaginación, deseos y artes ocultas, se mostraron esas partes que tenemos, pero ocultamos o ni siquiera sabemos que están allí. Nuestros deseos más locos, nuestros demonios internos, ocultos atrás de algún pensamiento, o de algo.

La tarde no fue poco menos, solo que durante esa luz que se iba volviendo más tenue, más temerosa, siendo empujada par la obscura y espesa noche, no se veían nuestros reflejos, reflejos que iban y venían a placer.
Pasaba la tarde entre vientos y pequeñas lloviznas, pasaba lentamente, pero pasaba. La sed en esa soleada tarde era inmensa, saciarla no era tarea fácil, ni siquiera lo fue durante la mañana, pero aún hablo de la tarde, aún recorremos esas calles, de la noche me he guardado casi todo, pues solo ella sabe, y en ella queda.
Mientras las almas, las miradas y los sueños se chocan, y en ese mismo lugar también se esquivan, sucede lo inesperado, lo que nadie, yo al menos, entiende.
Lugar, para algunos mágicos, para otros, solo lugar de paso, solo pérdida de preciado tiempo, un lugar que guarda recuerdos e imágenes que creían nunca jamás volver a sentir, o revivir.

Momentos en los que no se piensa en nada en específico, mis pensamientos, que puedo decir, nada en particular, nada científico, nada complicado, nada real, solo unos pensamientos sobre los sueños que últimamente he tenido, un repaso, borroso, pues mis sueños lo son, borrosos y peligrosos en algunos pasajes.
Pienso en aquellos ojos que soñé, pienso en porque me ahogo en ellos, porque ellos se ahogan en sí mismos, los tuyos.
Se ahogan en lágrimas que no puedo detener, tampoco tú puedes, y te ahogas en ellas.
Mis ojos solo ven puertas de salida, ninguna para entrar. Solo salidas.

La luna aún se viste destellante, sus mejores ropas de noche, arrastra su velo por sobre un violento mar y solo puede verse opacada por los enceguecedores rayos que suben, quieren taparte, pero solo logran que brilles aún más.

En el extremo de un eterno puente, al lado del río que hará que todo olvides, puedo verte, cerca ya, de beber de sus aguas, mezcladas con el agua de tus ojos. Hay corazones que se quiebran ante semejante escena, y se hielan, ya no recuerdan como latir, como cruzar el puente. 
Más atrás me veo, y, sin embargo, estoy en el medio de este pequeño puente, que siento, tiembla bajo mis pies, el miedo me invade, ahora veo miles de ojos sobre mí, y en ellos pueden distinguirse diferentes sentimientos, no voy a ahondar en eso, pero puedo verlos y sentirlos sobre mí, aún, avanzo, aún me muevo, espero pronto ser uno, pero mi cuerpo ha decidido abandonarme, me arrastro ahora, tú ya bebes, tus lágrimas mezcladas con el agua dulce del río.
Cuando a ti llego, ya has olvidado, me has olvidado, tus ojos secos, ya no me ven, se han ido, y yo separado de mi cuerpo, casi un fantasma, no se volver, no puedo volver, me he quedado aquí, del otro lado, mientras mi traicionero cuerpo, la carne y sus huesos, están allá, lejos, quietos, solo llega a mí el calor de un abrazo y el susurro de algunas palabras en tu oído, es mi cuerpo y aún puedo sentirlo, puedo verlo abandonarme.
Sin más, me siento a las orillas del río, pues una anima ya no siente, y pensamientos recorren mi cabeza, nada real, nada vivo, solo son mis ojos y los tuyos, ya puedo ver a través de ellos, puedo sentir a través de ellos, y siento paz. En mis ojos, ya es borroso el paisaje, ojos de anima, ojos muertos, solo veo salidas y un río.
En sus orillas aún descansa este espectro, y allí mismo un árbol busca abrirse camino hacia el cielo, lo dejo atravesarme, lo dejo y en él me dejo absorber, soy nada, soy tierra, ya no he de sentir y este, mi árbol, sus raíces han de beber del río del olvido, misma agua que me atraviesa y me evapora, ya no soy, pero algo continúa, he olvidado mis raíces mortales, soy otra cosa, me despido sabiendo que lo último que has dejado fue un sentimiento de paz. Me despido pensando, que ya no puedo pensar.

12 ago. 2018

Notas


Olvidaste la canción
la melodía que nos llevaba
a través de tantas emociones,
agua y aceite éramos
pero la melodía mezclaba
esa agua, ese aceite.

No importaba el destino
que nos deparaba el infinito desierto
ni siquiera importaba
la sed,
arrasadora sed
que nos aplastaba
que nos detenía.

Profundo tu besar,
hilos de sangre bajan por las bocas,
golpeando cada gota
a ritmo
el brilloso piso del lugar,
tus manos alejan tu cara de la mía
y lames la sangre,
la que de mis labios brota.

Melodía que llenaba el cuarto
todos los cuartos
las cabezas
los patios, las calles,
llegaba a lo más profundo
de la húmeda tierra.

Engañando a los demonios que esperaban
que me esperaban
muerdes aún más, mis labios,
el color domina toda la escena.

La música se acaba
y tu verdadero ser
comienza a renacer,
te ofrezco todo mi cuerpo
mi alma…
todo, por que suene una vez mas
la melodía que nos mezcla
que nos calma.

Es tarde,
me has separado,
solo, expulsado al desierto,
solo, con tu espejismo,
corro hacia él, y desapareces,
y aquí, no hay música
solo arena
infinito desierto,
arena que se enamora
y me cubre.

http://poesiasoscuras.blogspot.com

9 jun. 2018


El pasado,

manto de grises nubes,
débil sol detrás,
un pasado que está muerto,
todo en el
esta muerto,
pero sus fantasmas
se aparecen de cuando en cuando
y a su partida
caigo adolorido,
inmerso en una gran pena.
Solo a veces,
dejan una sonrisa
así, como de felicidad.

No traigas a mí, antiguas conversaciones,
no vengas con tus álbumes de años pasados,
no muestres tus otras caras,
no me las muestres a mí,
pues solo abren cicatrices,
que pensé,
se habían cerrado.

Duele ver hacia atrás,
y me cubro si debo ver mi futuro,
prefiero solo ver hasta mi nariz
y quedarme aquí,
en este momento,
en el ahora,
no en el después, no en el ayer.

http://poesiasoscuras.blogspot.com.ar/


Caigo, caigo sin parar,

la noche me devuelve,
me encuentro al día
mas no puedo entrar en él,
la pesadez del cuerpo,
el letargo.

No puedo moverme,
mucho menos caminar,
déjame aquí tirado,
déjame ver las horas pasar.

La imagen de mi cuerpo desintegrándose
me da escalofríos
y ganas de vomitar,
menos puedo levantarme,
menos puedo mirar.

Ya no soy yo quien habla,
ya no soy yo,
ni siquiera se
que soy ahora.
Solo este cuerpo
que cae,
y yace entre las sabanas,
cada hora es una herida,
de a poco me desangro,
de a poco me iré.



http://poesiasoscuras.blogspot.com.ar/

13 may. 2018

De nada sirve


Dejar la sensación de correr
esquivar el roce de tu seda
se que la fuente está secándose,
el agua que corre,
congelándose,
la calma del mar
acabándose,
la chispa que ilumina,
enciende la mecha de la locura.

No despierto, pues no deseo verme aquí,
no deseo, pues ya casi he muerto,
camino, pero por dentro me arrastro,
escribo con mi sangre,
aquello que nunca dije,
entierro luego,
lo callado con mi cuerpo.

¿Te duele algo y no es tu cuerpo?
¿Has visto algo y no existe?
El llanto que nace del vacío,
obscuridad y la nada,
he fallado una vez más.

http://poesiasoscuras.blogspot.com.ar/

15 abr. 2018

Abril


Abril,

solo el nombre de un mes,
un nombre para un pedazo de tiempo,
un pedazo de efímero y no tan repetitivo tiempo,
pues no te repites,
pasas y te vas,
y allí en el camino quedan gotas de sangre,
trozos de piel,
y algunos mares de lágrimas.

Abril,
a cuantos has inspirado,
y a cuantos les has abierto campos de flores,
pues,
ya no me inspiras tanto,
y lo que abres es un infierno
pero obscuro, asfixiante,
y trágicamente devastador,
un espacio que quiebra mis huesos,
ahoga mis ojos,
y congela mi corazón,
mi alma, bueno,
escapa aterrorizada.

Abril,
me trajiste,
me tiraste en una tierra que no aprendí a querer,
me buscas,
me laceras
y cobardemente desapareces,
jamás espero tu visita
más igual apareces,
y seguirás haciéndolo
hasta que tu daga de justo en mi cuello
y te llenes de mi sangre,
al menos te llevaras toda la angustia
y todo ese dolor del que me llenas
cada vez que apareces,
oh si Abril, aun me inspiras,
claro,
pero no lo que el poeta desea,
no,
logras que la locura y el odio
se hagan carne en mí.

http://poesiasoscuras.blogspot.com.ar/

18 mar. 2018

Escribir


No he de poder escribir,

no tanto ya
como antes,
¿por qué preguntaras?
pues porque muero en cada línea
en cada palabra
en cada letra.

Sin embargo
mi vida es escribir,
escribirte,
escribir.

Paradoja que no entiendo,
pero siento,
pues me desintegro en cada palabra,
se retuerce el alma,
me requebrajo
como vieja pintura.

No puedo escribir,
pero lo hago,
aunque sé que muero,
y respiro también,
aunque sé que muero.

Escribo quizás menos que ayer,
no sé qué será mañana,
no me pidas poesías,
pues dejo en ellas mi piel,
no me pidas letras,
pues caigo a pedazos
en cada trazo.

No me pidas,
pues seguiré escribiendo igual,
se que es lo que pasa,
pero no puedo dejar,
comencé hace tiempo atrás,
y no puedo ya,
dejar.

He nacido también,
y hasta hoy no he dejado de respirar,
y así como del aire he de necesitar,
también de la escritura he de respirar.

http://poesiasoscuras.blogspot.com.ar/

25 feb. 2018

El resto


Das la espalda
a quien te ha dado de comer,
das la espalda
a quien te a levantado del sucio asfalto,
tus excesos, tus palacios,
existen gracias a los demás,
nada ha sido por tu cuenta.

Te quedas con todos los vueltos
y revuelves los estómagos con tus dichos,
deberías callar y agradecer,
o al menos
callar.

Caminabas sobre brasas
cada mañana que despertabas,
te acostabas en ellas
por las noches,
lleno de dolor y desesperanza,
no llegaba el sueño
sino tus peores pesadillas
y sobresaltado
volvías a la realidad que tanto golpea.

Quizas si agradecieras al que te ha dado su mano
serias menos despreciado,
quizás serias menos desgraciado,
y quizá,
feliz.

http://poesiasoscuras.blogspot.com.ar/


21 ene. 2018

Poco a poco

Cacería,
búsqueda,
detrás, la gran boca de luz
frente a tus ojos,
el húmedo bosque,
sereno, asechando,
tan negro en su interior,
allí,
no domina la razón.

El animal,
el más feroz,
has dejado de ser,
aquí,
el humano es solo carne,
reducido a la desesperación
esperas, sin saber, entre inmensos arboles
el toque del bosque,
el toque de tu muerte.

Obscuridad
ahogo
es doloroso el respirar,
sudor,
tu orgullo no detiene tu búsqueda,
tu perdición.

El vientre del bosque,
tu final, es parte de su continuidad,
tu valentía se ha quedado varios pasos detrás
infinitos brazos
infinitas manos
el bosque adorna tu cuello,
la presa deseada.

Muy lejos del sol,
lejos de aquella boca que te sedujo,
saborea tu ahogo, tus rodillas se hunden en el lodo,
las ramas arrancan el aire de tu pecho.

Ojos negros,
un cuerpo ya sin vida,
el que en otrora fuera feroz,
ahora eres parte del lugar,
eres lodo,
eres abono en este lugar,

en el que nadie reinara.