28 ene. 2017

Bosques

Lentamente

y cada vez
que tu lastimosa mirada
se eleva
pidiendo y pidiendo
a los cielos
(¿a los infiernos?),
las respuestas a tus preguntas
vas dejando trozos de tu alma,
de tu corazón,
te vas secando de lágrimas,
te vas pudriendo
por dentro,
y te hundes,
la piel, toca tus huesos.

Pierdes la mirada
en frondosos y húmedos bosques,
obscuros,
son las fauces de la tierra,
son el descanso
o la furia final,
hacia el vas
ya no hay cielo
(¿infierno?)
que siga robando partes de ti.

Tus pensamientos
son pedradas en tu cabeza
te inclinas
tocas la tierra
y algo, solo algo,
puedes sentir,
pero tus dudas
aun son el fuego de tus movimientos.

Allí,
en la nada
y el todo,
comprendes la poca cosa que eres
lo insignificante que eres,
el bosque te ahoga,
sabes que no vivirás por siempre
el bosque,
lo hará,
y tú, en sus fauces,
solo serás recuerdo de algunos,
por un tiempo tan corto
como tu efímera vida.

Tus dudas,
tuvieron sus respuestas,
y estas pagando el precio
(¿vida o muerte?),
la bofetada del fantasma te despierta,
tu mirada,
viaja,
y vuelve con todo lo que necesitabas ver,
el fantasma ahora,
te lleva a un sueño profundo,
y la noche cubre al bosque
y todos allí
duermen junto a ti.

E.I.

poesiasoscuras.blogspot.com.ar

27 ene. 2017

Peso

Abre sus ojos, los primeros rayos de luz cortan el rostro cansado, entre parpadeos la luz llena las pupilas, más el color del soleado día se vuelve gris.
Asoma su cuerpo, un día extrañamente silencioso, diferente a los demás de su vida.

Pesadamente, comienza su rutina, se cubre con sus ropas, tristemente se dirige a otro lugar, fuera de su habitación.

La suave y fresca brisa matinal es una invitada más a este amanecer diferente y tranquilo.
La respiración es suave, relajada, llena sus pulmones de aire, saboreando cada respiración.
Se sienta afuera, en una esquina de su balcón, donde los rayos del sol aún son débiles y lo abrazan, entibiando su cuerpo.

Ya completamente despejado, su cabeza comienza a trabajar.
Como segundos transcurren las horas, el sol recorre lentamente el cielo,
que hoy, tiene un color que nunca antes había tenido, su mente aun trabaja, las horas continúan su paso, y la paz aumenta.

Todo muy tranquilo, afuera, adentro, y en cualquier lado. Muchas ideas pasan por su cabeza, especulaciones, miedos, soluciones, todas nacen del objetivo que se ha fijado.

La respiración un poco más acelerada, pero continua tranquilo, frio, con su mirada perdida. El sol llega al final de su recorrido
Esta abstraído de la realidad, se encuentra solo en su mundo, sabe que el día está acabando con la llegada de la ansiada noche.
Sabe que la noche acabara con este día tan extraño.

Sabe cómo terminara, lentamente se dirige a su sillón, toma un libro, se detiene en su pasaje favorito, lo lee, lo recita en voz alta, pero no se escucha, su otra mano, sostiene el frio metal, el peso lo despierta un poco.
Sus parpados entran en un desesperado abrir y cerrar, nada enfocan, sudan las manos, cae el libro, no advierte el sonido al caer, parece haber tomado el camino, su cuerpo está temblando, suda, balbucea, …………y….
De pronto, la calma lo invade todo, la calma que sigue a una gran tormenta.

El único sentido vivo, es el tacto, puede sentir el frio en su sien, el peso de su mano,
el sudor corriendo por su cuerpo, su otra mano cubre sus ojos, ahogados en lágrimas.

Tiembla el metal, todo su brazo está temblando, su cabeza, llena de dudas, el miedo lo nubla todo, sabe lo que está haciendo, la última salida, la última puerta, el ultimo día.
Frio en su sien, eso es todo lo que siente, la calma esta por quebrarse.


El sol se oculta definitivamente, la noche se abre paso, trayendo consigo, todas sus aves nocturnas, vuelve el ruido, el día se ha ido, y la tormenta……ha pasado.

15 ene. 2017

Fenix (version)

Del renacer,

solo quedan verdades muertas,
cenizas,
borrosos y falsos recuerdos,
aun la muerte duele,
y lo anterior no es pasado,
es un mal sueño,
y esas cenizas quedan
a merced de un incesante viento,
un viento que solo lleva muerte
y muertos en su pasar.

El ave,
ya no renacerá,
ya no existe ese deseo
que la llevaba
a surcar los cielos una y otra vez,
muerte tras muerte
vida tras vida.

Destruida una y mil veces,
la repetición es un infierno,
el ave ha notado eso,
entonces a la suerte de este viento
todo a de dejar,
ya duerme esparcida sobre las cabezas de aquellos
que han obtenido su última muerte.

Cuando ambos sueños se hermanen,
todo será eterno,
caminen aun, mientras puedan,
el ave que daba vida,
es la misma,

que muerte os llevara.

E.I.
poesiasoscuras.blogspot.com

13 ene. 2017

Castigo

¿Por qué este vacío me acosa?,

¿Por qué? Si la tarde
se abre soleada
y llena de colores.
¿Por qué?
¡Por que!

Bajo la sombra del infierno me siento,
atrapado,
por ese fuego, por la vida, por el tiempo,
ese que me mantiene aquí,
el que aun permite
que conserve mis extremidades.

Todo esto que traes,
¿es porque he mentido alguna vez?,
¿es por haber insultado a mi vida?,
¿este es el castigo?,
me despiertas
con feroces latigazos
directos a mis ojos.

El vacío me gana, me ganas,
infecto en la negrura, caigo,
pues no hay otra cosa que pueda hacer,
nada más que solo caer.

Un futuro de negro pintado,
absoluto y absorbente,
tanto así, que el sonido se ahoga,
a mis espaldas
el color danza y todo brilla,
rápidamente vuelvo mi mirada,
y todo se transforma en despojos,
todo se invierte.

Tu castigo es acertado
lo aceptare y abrazare,
pero jamás lograras que a la vida
vuelva a desear,
como alguna vez, así lo hice,
jamás,
pues todo lo que he visto
no lo podre olvidar.

Escupo mis palabras,
con ellas
vomito el dolor,
y todo cae sobre este,
tu castigo.

E.I.
poesiasoscuras.blogspot.com.ar


7 ene. 2017

Algun dia

Cree uno, estar allí,
en soledad,
absoluta soledad,
el desierto y nada más,
pero en otra realidad,
no la que ocurre en este momento,
se encuentran personas,
se encuentran algunos amigos.

Personas,
con esa particularidad,
la de sostenerte,
no importa cuán pesada
seas tú y tu carga.

Quizá notes
que no todos tienen forma humana,
carne y hueso,
quizás veas luces,
quizás sientas el calor,
un lugar que te parece cercano,
ese,
en donde las almas se reúnen.

Deseas tu muerte
pero negocias con tu vida,
quieres aprender a abrazarlos
a cuidarlos,
deseas un libro más,
un momento más,
y los espías luminosos,
saben,
que lloras, aun cuando las luces
se han ido.

No has quedado solo,
y susurran en tus oídos,
y gritan también,
no estás solo,
si has de morir,
sus brazos te llevaran,
el espacio que dejas,
quedara.

Y trae deseos de escribir,
tristeza o alegría,
no importa el sentimiento ya,
pues distinguir no puedes,
pero dejarles lo de tu alma,
dejarles lo de tu corazón,
en un sucio trozo de papel,
que escondes,
pero deseando que sea hallado,
y dejas el aire detrás,
y ya te vas,
de esta húmeda habitación.

E.I.

poesiasoscuras.blogspot.com.ar

1 ene. 2017

Vacio

Daga

lento penetrar
lento paso entre carne y hueso,
saborea el metal
su destino final,
el corazón.

Manos
las tuyas,
completando la tarea,
tarea que disfrutas,
abriéndose paso
llegando
presionando,
allí,
el destrozado corazón.

La libertad del cuerpo,
fuera de esa caja
late en el aire,
dolorosa liberación,
otra pieza
para tu colección.

Libertad verdadera
el cuerpo vacío más atas
un camino por delante,
el viento, fuego,
y luego cenizas,
libre.
E.I.

Entrada destacada

Patios

Despertar dentro del sueño, tus ojos cubriendo mi cuerpo, tus párpados me acarician, sin embargo, la muerte, su aroma, está p...