1 ene. 2017

Vacio

Daga

lento penetrar
lento paso entre carne y hueso,
saborea el metal
su destino final,
el corazón.

Manos
las tuyas,
completando la tarea,
tarea que disfrutas,
abriéndose paso
llegando
presionando,
allí,
el destrozado corazón.

La libertad del cuerpo,
fuera de esa caja
late en el aire,
dolorosa liberación,
otra pieza
para tu colección.

Libertad verdadera
el cuerpo vacío más atas
un camino por delante,
el viento, fuego,
y luego cenizas,
libre.
E.I.

No hay comentarios.:

Entrada destacada

Patios

Despertar dentro del sueño, tus ojos cubriendo mi cuerpo, tus párpados me acarician, sin embargo, la muerte, su aroma, está p...