31 may. 2013



Silencio
que ocupa el espacios,
obscuridad
que cubre los cuerpos,
llanto,
cae y muere la armonía del descanso.

Figuras,
roces que no existen,
tan reales, que duelen.
Haz el esfuerzo,
recuérdame,
imagíname.

Dale a mi cuerpo
el calor de tu carne,
que se fundan en uno,
limpia tu mente,
desnuda tu alma,
devorare tus pensamientos
succionare tu alma.

Extraña deformación,
si es que de afuera asoma el perverso,
si es que la luz ha levantado
esta,
nuestra cubierta de estrellas.

Toma el aire,
el mío,
respira lo que respiro,
mira lo que miro,
toma mi discurso en tu boca,
ahógame entre tus brazos.
Acaricia mi rostro con tus pies.

Locura,
en creer que mi cuerpo se funde con el tuyo,
caída,
dolor inexplicable,
vacío que quiebra,
mi carne sangra,
todo mi cuerpo llora,
en charcos negros resbalo,
caída y despertar.
Espejo y espanto,
manos y lágrimas,
recuerdos y pecados,
he tomado lo que no me pertenece,
me he encerrado en el Limbo,
imaginarte real, creer que estas aquí,
me ha desgarrado,
desangrado caigo,
grito por perdón, por piedad,
la llegada de criaturas obscuras
me dan la razón,
nadie ha escuchado.

26 may. 2013



Detengo la vida
en mis sueños,
llenos estos de éxtasis,
olvidar el paso del tiempo,
dejar esperando en el portal
a la dama de rasgados velos negros.

Es que mi alma ha perecido,
mi cuerpo en onírica embriaguez,
imaginación que escapa,
escapa de ti,
esto es lo que me dejas?
No fui digno del sol,
no lo fui de tu piel.

Solo pasado que olvidar,
sin remordimientos,
mas este presente me oprime,
tengo este regalo,
mis manos,
servirán ellas para tapar mis ojos,
para apagar conversaciones
que escupen codiciosas bocas.

Indigno de este lugar
mancha en impoluto blanco
tanto que sangran mis ojos.
Deja algo de fuerza en mis manos,
un momento, nada más,
y volverá el blanco a este lugar.

Corres,
crees que lo haces por mí,
mal funciona tu cabeza,
equivocado tu corazón.
solo lo haces por ti,
deseas  saborear
esa mentira de sentirte
por encima de los demás.

Eres maldita rastrera,
en maldita tierra,
no te acerques,
nauseabundo tu olor,
robara mi sueño.
Quédate allí afuera,
junto a la dama de negros velos.

Solo unos minutos más,
y dejare este espacio,
que no me desea,
que aborrezco.
Arranco mis entrañas
por una sonrisa de tu arcillosa cara,
solo he ganado un golpe de tu espalda
directo a mis ojos.

Devoro mis ojos,
ya no han de servirme,
y tú sonríes,
puedo escucharlo,
arrancas mi corazón
y ríes.
No puedo verlo,
bendición.
Vete, déjame ir,
mis fuerzan se agotan,
y debo limpiarme de este lugar.

12 may. 2013



Fantaseabas con el peor de los desenlaces,

imaginabas cada día,
Que este sol no duraría,
No para ti,
Siempre fuiste menos que nada,
Fue tu mayor virtud,
reconocer que eras desecho de lo indeseable.

Fantaseabas, con su alejamiento,
y luego dibujabas en negras habitaciones
como seria tu final,
como tu mano escribiría aquella última línea,
tú sentencia,
entre sueños, te espantabas,
sentías que alguien acariciaba tu cuello.
“Quien ha sido?”.
No hay nadie más aquí.

Solo imaginarla,
la atrae,
sentada junto a ti,
sueñas,
tú con la tristeza del abandono y tú final,
y ella con tu sangre,
la que beberá.

Quizás podría salvarte,
mostrarte tu error,
que quizá eras digno del aire,
que quizá ese alguien no lo era de ti,
quien besaba tus manos,
para luego arrancarlas sin piedad,
quien susurraba a tu oído palabras de amor,
para luego ver rodar tu cabeza.
Quien te llevo de su mano por el tiempo,
y te arrojo, riendo, al negro precipicio.

Entrada destacada

Patios

Despertar dentro del sueño, tus ojos cubriendo mi cuerpo, tus párpados me acarician, sin embargo, la muerte, su aroma, está p...