31 may. 2013



Silencio
que ocupa el espacios,
obscuridad
que cubre los cuerpos,
llanto,
cae y muere la armonía del descanso.

Figuras,
roces que no existen,
tan reales, que duelen.
Haz el esfuerzo,
recuérdame,
imagíname.

Dale a mi cuerpo
el calor de tu carne,
que se fundan en uno,
limpia tu mente,
desnuda tu alma,
devorare tus pensamientos
succionare tu alma.

Extraña deformación,
si es que de afuera asoma el perverso,
si es que la luz ha levantado
esta,
nuestra cubierta de estrellas.

Toma el aire,
el mío,
respira lo que respiro,
mira lo que miro,
toma mi discurso en tu boca,
ahógame entre tus brazos.
Acaricia mi rostro con tus pies.

Locura,
en creer que mi cuerpo se funde con el tuyo,
caída,
dolor inexplicable,
vacío que quiebra,
mi carne sangra,
todo mi cuerpo llora,
en charcos negros resbalo,
caída y despertar.
Espejo y espanto,
manos y lágrimas,
recuerdos y pecados,
he tomado lo que no me pertenece,
me he encerrado en el Limbo,
imaginarte real, creer que estas aquí,
me ha desgarrado,
desangrado caigo,
grito por perdón, por piedad,
la llegada de criaturas obscuras
me dan la razón,
nadie ha escuchado.

No hay comentarios.:

Entrada destacada

Patios

Despertar dentro del sueño, tus ojos cubriendo mi cuerpo, tus párpados me acarician, sin embargo, la muerte, su aroma, está p...