31 mar. 2011


Suave convalecencia,
caída espiritual.
Cuerpo enfermo, efímero.
Dolor que vuela, escapa.
Ventanas entreabiertas.
que caiga sobre quien sea.

Bebe de este vino
sangra tu ojo
sonríe aunque duela.

Muestra tus dientes.
Regresa y permanece lejos.
Saca tu pie del impotente.

No duermas.
No ruegues.
Muere, y corre.
No lo digas.
Todo es secreto.
Pocos saben.
Oculta.
Parte.
Recuerda.
Mira.
Cielo y tierra.

18 mar. 2011

Obscurece,
solo para mis ojos,
solo para mi alma,
en una mañana bañada por el sol.

Estos amaneceres,
donde la mente renace cada vez,
y el cuerpo muere poco a poco en cada uno de ellos.

Viviendo fuera de mi cuerpo,
espectador de mis actos.
El reflejo desconocido de mi ser.
Flotando en un lugar que me desprecia.

De lejos me veo,
y soy uno,
el que llora y el que ríe.
El que desea y el que ha perdido el sentido.

Me veo, los veo,
aun me pregunto qué hago aquí,
cansado e infeliz.

Me veo y me disgusto,
un depredador más en este tren?
No, no quiero serlo.
Sin embargo viajo sentado aquí.

Paisajes veloces,
cuchillos en mis ojos,
en nuestros ojos.
Mientras duerme despierta a la verdad.

Ver el fuego en las calles,
sangre derramada en nombre del bien,
desastres que sacuden nuestra cabeza,
nos piden despertar.

Allí es cuando,
con ojos cerrados una lagrima dejo caer,
abandono el tren, dejándome dormir.
Desde el fuego, puedo ver al tren descarrilar.


11 mar. 2011

I

Musas.
Químicos.
Noche que se estrella contra el día.
Encuentras el paisaje.
Libro cobra vida.
Una vida por otra.
El precio es justo.
No leas entrelineas, no busques lo que no existe.
Es esto, a tu alrededor.

II

El sueño de secarse en pequeñas gotas.
Sentimiento de grandeza por enfrentar el acto.
Sentimiento de felicidad por alimentar a esta famélica tierra.
Nos bebe de a poco y es feliz.

III
Y entre halos de pequeñas luces,
me desvanezco,
luces que el dia no ha parido.
Dias que no existen,
sueños destrozados.
Y me veras, lejos, juntando los pedazos.








Entrada destacada

Patios

Despertar dentro del sueño, tus ojos cubriendo mi cuerpo, tus párpados me acarician, sin embargo, la muerte, su aroma, está p...