Labios

Nada de lo que toco
es, demasiado real,
la velocidad
con la que nos vives
es agotadora
abrumadora.

Todo se deshace
entre estos putrefactos dedos,
el sol, no puedo apagarlo,
la luna, no puedo ahogarla,
la luna, mi amante,
no puedo ya,
besarla, abrazarla.

El grito que abandona la carne
el sol se apaga,
el fuego, teme,
la fe se acurruca,
crece la noche
y en ella nos deshacemos,
nos abrazamos
nos besamos,
la dama, es ella,
la que nos dará el último beso
el último baile.

El labio exige sangre,
muerde tu labio,
bebo,
somos uno, solo uno.

Bajo el manto dorado
recostados
una brillosa boca de rubíes,
los colores se elevan
cierro los ojos y luego..
ya…
no queda nada para ver.

E.I.

poesiasoscuras.blogspot.com.ar

Comentarios