11 may. 2005

Pesados telones cortando aquella luz,
la claridad ha dejado de ser,
nos hemos convertido en miedosos animales,
el sonido de nuestra respiracion nos asusuta.

Ya no hay pensamientos,
demasido es el temor,
solo el murmullo de tus labios,
ruegas y suplicas.

La noche ha llegado con el sol,
na hay distincciones,
suplicas a la locura que se retire,
su sabor es ya amargo.

No deseas que ella sea tu amante,
no mas,
era solo el juego,
era solo probar un poco de aquello.


No hay comentarios.:

Entrada destacada

Patios

Despertar dentro del sueño, tus ojos cubriendo mi cuerpo, tus párpados me acarician, sin embargo, la muerte, su aroma, está p...