Que responder, si se dice que el poeta, o el aspirante a tal, titubea.
Que sus lineas son turbias, sus palabras balbuceos.
Todo lo que diga, o escriba, o incluso los ademanes utilizados al hablar,
deben ser decifrados, tomarlos de a partes, descompuestos, utilizar, quizás otras palabras,
y armar así nuestras respuestas, nuestras oraciones, nuestras interpretaciones.

Has venido ha buscar la comodidad de la palabra, ante quien no la tiene, aun, ni siquiera para el.
Lo insultas y rebajas, ya que solo crees que son solo palabras sin sentido.
Y que has de hacer tu parte para transformar este palabrerio en algo sensato para ti.

Que fácil es obtener respuestas a todas las preguntas sin esfuerzo alguno.
Te has preguntado porque recurres al poeta?; y no al matemático?, al medico?
a cualquier otra persona en tu circulo de perfección científica?.

Tu mismo buscas, el palabrerio. No buscas la facilidad. Tampoco la dificultad de los profesionales
de las ciencias exactas.
Buscas la interpretación de algo mas cercano al alma, al corazón , a la mente.
Tener la oportunidad de moldear tu mismo, el significado que te sea pertinente.
Buscas en esas lineas borrosas, en ese balbuceo, lo que necesitas.

Aun así, con la sonrisa de haber encontrado lo que necesitabas, también es necesario, el insulto y la risa.
Esta bien.
Pero la vuelta esta próxima, y ambos sabremos el porque volverás.

Comentarios