7 oct. 2008

Saber humano,
mirada que no entiende.
Conocimiento tardío,
crimen en el pasado.

Canto de aves intangibles,
fantasmas.
Campo desbastado por un sol maldito,
abortado por el mundo, una marca.

Quemado, ceniza,
nadie renace de cenizas.
Las fabulas no existen en la realidad.
Todo se ha consumido.

Pequeñas maravillas,
crecieron, fallecieron, entre inmensos momentos de dolor.
Miraban la risa de aquellos niños,
y alguien arranco su corazón.

Entre miradas atónitas,
se abrieron yugulares,
nació, así, este rio.
De colores extraños y almas en pena.

Que no bebas,
que no te sumerjas en el.
Hay vida en el,
vida que destruye

No hay comentarios.:

Entrada destacada

Patios

Despertar dentro del sueño, tus ojos cubriendo mi cuerpo, tus párpados me acarician, sin embargo, la muerte, su aroma, está p...