Ayúdame, a nacer otra vez.
Limpiar los sentimientos,
borrar pensamientos.

Ayúdame,
así podre perdonar.

Dame una habitación,
sin puertas ni ventanas
sin vida, sin luz, quizá así olvide.

Ayúdame
y así perdonare.

Miradas extrañas.
Gritan irreconocibles voces , que callen de una vez.
Se es extraño cuando se piensa demasiado.

Ayúdame a nacer
y perdonare.

Ayúdame a volver.
A ver.

Una última mirada,
luego te daré la espalda y me marchare.

Comentarios