7 jun. 2010

Cuando te vea de nuevo
no beberemos el mismo vino,
todo cambiara, el vino, es sangre.

Gritos y golpes a tus puertas,
has bebido mi sangre,
me llevas a cada mirada.

Estoy maldito, tu belleza me ha condenado,
cada mirada y cada sorbo de tu vaso,
es mi sangre la que bebes,
es mi vida la que tomas.

Me ahogas, te ríes,
odio, para qué?
no puedo.
Has desgarrado todo de mí,
mi sangre estará por siempre en tus venas.

No hay comentarios.:

Entrada destacada

Patios

Despertar dentro del sueño, tus ojos cubriendo mi cuerpo, tus párpados me acarician, sin embargo, la muerte, su aroma, está p...