En tiempos obscuros,
dime quién no recuerda su fe.

En la más obscura de la horas,
ojos rojos, hartos de lagrimas del final.

Di quien no riega el árido suelo
con espesa sangre de sus rodillas.


E.I.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Tiempo 2118

Patios