24 sep. 2016

Impredecible

Huellas,
las de tus pasos,
siempre detrás, a un lado quizá,
nunca delante, nunca.

Condenado a verlas siempre de esta manera.
Cuando aceleres tu paso, no podre verte ya más.
Te veo, te siento, no eres un fantasma.
Ya no,
has perdido esa cualidad
que te hacia impredecible.

Estas en todas partes, y aquí.
Cruzas por verdes lugares,
dejas cenizas en cada una de tus huellas.
Vuelas y las aves caen muertas a esta tierra condenada.

Reposas en las sombras de unos inocentes manzanos,
y sus frutos se pudren, su raíz es ceniza,
cae frente a ti y se deshace.
Y tú, maldita, ríes.

Ríes, ríes, y no te detienes.
Quien podrá darte fin?
Odias la vida, odias lo que ella da.
Que eres? Quien eres?

Sé que me estas buscando,
pero no voy a marcharme contigo aun,
a todos acosas, en todas las casas reposas.
Mantienes cerca a tu ganado.

Me inspiras, me llenas de dudas.
Que te ha hecho la vida?
Te ha hecho nacer?

Te ha matado?

E.I.
poesiasoscuras.blogspot.com.ar

No hay comentarios.:

Entrada destacada

Patios

Despertar dentro del sueño, tus ojos cubriendo mi cuerpo, tus párpados me acarician, sin embargo, la muerte, su aroma, está p...