Aun bajo la complicidad de la noche
buscamos, algún final,
no existimos aun,
atravesamos muros y cuerpos sin más.

Cobardes, nos dirán.
Pero nuestros cuerpos y mentes no están aquí,
solo somos pensamientos, fantasmas, no lo sé.
Imaginación de entes ajenos.

Nada somos,
veras lo que debas ver,
lobos cuidando cementerios,
las llamadas tierras santas.

Lloramos a una luna que se derrite,
una tierra que se quema
las huellas, aquellas, de forma ósea.
Debemos seguirlas.

Comentarios