VII-VII



Despertar violento,
aun la noche es cerrada
dentro de ella nos encontramos
golpeados, hambrientos,
violentos, asechando,
temerosos también.

Si tú que has caminado por cada circulo
si tú que has podido escapar
no estás aquí
como podremos huir
de esta obscuridad
que sobre nosotros se cierne?

Enfermo,
caídos,
lo que pisas son las putrefactas espaldas
de aquellos que delante de ti perecieron,
agradece a la obscuridad
que nubla tus ojos,
el horizonte te condenaría.

Comentarios