14 sep. 2014

Revancha



Ojos bien abiertos,

mirada que divaga,
oídos muertos,
sonidos se ahogan,
imágenes se congelan,
ironía, sarcasmo.
Todo lo obscuro,
lo interior, lo indeseable, la fiera.
Se eleva.

Presentación casi angelical.
Engañados.
Pasmados ante tanto brillo.
Nadie repara en la bestia.

Elige a sus víctimas,
babeándose al imaginar toda esa sangre,
que está a punto de beber.
Ansia limpiar el inmundo lugar,
asquerosos seres usurpandolo.

La cacería está comenzando.
No hay nada de odio en esto,
solo es lo que debe ser.

Alguien aquí debe ser el encargado,
la bestia lo es,
es por eso que ha renacido.
Tan inmensa y horrorosa tarea.
Hermoso trabajo para el elegido.
La bestia ama su deber.

No hay comentarios.:

Entrada destacada

Patios

Despertar dentro del sueño, tus ojos cubriendo mi cuerpo, tus párpados me acarician, sin embargo, la muerte, su aroma, está p...