...y estaba bien

Que la tormenta se aleje
no significa
que todo haya pasado,
no te tientes a escapar
pues la calma aun,
no ha llegado.

Es solo el ojo del huracán
allí,
todo esta tan tranquilo
tan endemoniadamente tranquilo,
el desastre,
en el rabillo de tu ojo,
aquellos ojos.

Quizá te fuiste en otro tiempo,
esto no parece real,
al menos así lo siento,
no he de estar soñando
pues el fuego
me ha dicho lo contrario.

¿En dónde regocijábamos entonces?
¿En los sueños?
Era el caos,
y estaba bien.
Afuera, de cuando en cuando,
reinaba el orden.

Era el viento azotando
a la tierra
a los cuerpos.
Era la noche agazapada
dando muerte al día.
Era ese nuevo día
bebiéndose la bella noche.

Era ir
y jamás llegar,
un comienzo siempre fresco
o un amargo infinito,
nunca se estará seguro
de qué manera el mundo giraba
pero lo hacía,
y estaba bien.

E.I.

Comentarios