[Cap 3 y final]

[Cap 3 y Final]

Es casi accidental, pero este espejo se ha cruzado frente a nosotros, el reflejo miente, o mi mente juega con la realidad, o dicho de otra forma, se anima a molestar un poco a la locura, se asoma al borde de ese precipicio, donde el fin, es totalmente desconocido.
A nuestro pasar, el espejo responde con un solo reflejo, un solo cuerpo reflejado, no dos, uno, pero aquí, pasando, casi corriendo para alcanzar la noche, somos dos.
Me detengo, nos detenemos, frente a él, inmóvil, soy solo yo, solo el, solo dos, solo uno.
Es mi mente, seguro, despertando lo que debe seguir dormido.
No creo en el reflejo y sigo, seguimos, buscando aquello que no conozco, pero que entiendo muy bien.
Alcanzamos la noche, es todo lo que me había dicho.
Algo cambia de repente, y puedo verme, veo mi cuerpo desde aquí arriba, soy yo, ¿pero quién soy en realidad?

Lo anteriormente dicho, fue verdad, luego de esa amena charla, salimos en busca de la noche y todo lo que ofrece, y en el camino, ese miserable espejo, golpeándome con su reflejo, con su realidad. Y más tarde, estar fuera de mi cuerpo, algo que ya había sentido antes, pero que nunca dio lugar a preocupación alguna.
Allí y así, es cuando entiendo que mi mente, no solo ha molestado un poco a la  locura, sino que la había enfurecido a más no poder, lo que debía dormir, saltaba endemoniadamente dentro de mí.

Y así, tras estas rejas blancas y estas paredes también blancas, doy fin a lo que es mi testamento.

Comentarios