3 jul. 2016

Preguntas,

siempre lo cuestionas todo,
preguntas
si hay temor en mis palabras
si lo hay en mis acciones,
nada digo, solo callo ante tales inquisiciones,
solo te pido que mires mis ojos,
¿es que acaso ves vida en ellos?
¿es que ves temor en ellos?
Estos ojos míos,
muertos están,
y pueden verlo todo,
de otra manera.

Dulce apasionada mía,
apasionada por saber
si mi pasar por este lugar es molesto
o exageradamente placentero,
tus preguntas crecen,
deseas saber si en mi ser,
anida el temor,
si temo a la dama que cerca camina,
la que realmente ama.

Ve mis ojos,
penetra en ellos,
no hay temor en ellos,
hay intriga, si,
por lo que vendrá,
como será el continuo sueño
la eterna y profunda obscuridad,
me es molesto cada pequeño despertar,
cada salida de estas pequeñas muertes,
me asombra, en ocasiones
verme de pie, verme andar.

Temo al de afuera,
temo más a la luz del día,
pues allí es donde juegan los demonios
a plena luz,
los ves, te ven,
y te tientan con imágenes de otros tiempos,
pasados, futuros.

En la noche,
me muevo tranquilo,
seguro,
temo a tus preguntas,
y el temor es que
algún día podría contestarlas.

Sabes que, desde hace tiempo a esta parte,
los colores son iguales para mí,
que me he caído de este cuadro,
soy el que afuera permanece,
extraviado
y sin ánimos por volver,
pues, los sabores que se ofrecían,
han acabado,
esta vida se ha olvidado,
y aun peor,
mi muerte se ha olvidado
y aquí me ves,
moviéndome entre lunas,
esperando que aquella dama me vea,
caído, expulsado, esperando,
y me tome en sus brazos al fin,
así ya, jamás despertar siendo cuestionado,
seré parte de la perpetua y hermosa obscuridad.

E.I.

poesiasoscuras.blogspot.com.ar

No hay comentarios.:

Entrada destacada

Patios

Despertar dentro del sueño, tus ojos cubriendo mi cuerpo, tus párpados me acarician, sin embargo, la muerte, su aroma, está p...