5 mar. 2017

Lugares

No había pasado demasiado tiempo desde que la cruzo por primera vez. En realidad, siempre estuvieron en el mismo lugar, durante meses, en cortos periodos de tiempo. Pero nunca se habían cruzado, saludado o intercambiado un choque de miradas. Hasta ese día. Fue en instante, no lo midas, fue intenso, fue una sonrisa, fueron los ojos más expresivos que había visto alguna vez. En ellos se ahogó y allí quedó atrapado. Luego, junto sus cosas y se fue.
Pasaron días hasta que volviera al lugar y más días aun hasta que una palabra pudiera el pronunciar. Pues se sentía desconectado cada vez que se la cruzaba, en blanco.
Pero…nació la palabra. Así, sin pensarlo.
Sin estudiarlo, sin hacer toda esa narrativa mental, todo ese, “…y ahora me acerco y…pero de seguro ella…entonces…y después…”, no, nada de esas suposiciones estúpidas, que nunca son verdades (al menos, no completas).
Hubo respuesta y su voz hizo estremecer a ese cuerpo. Años sin saber de ningún sentimiento. Años sin que la vida le diera otra vez el sabor perdido. Y aquí. Ahora. Siente el viento chocar contra su cuerpo. Siente.
Y cuando todo tomaba forma a algo parecido a la felicidad, la montaña se aleja del que escala.
En el aire, solo, y nada más que la caída. Eterna caída. Esta vez el cuerpo se congela y su mente vuelve a tornarse en negros y grises.
Otra vez, el piso que sostenía a ese cuerpo, le es arrebatado, otra vez.
"Sera la última", se propone
No más engaños de esta maldita vida, ya no más, la broma cruel de dar y quitar, debe llegar a su fin. Nacer, rebotar estúpidamente por las calles, luego pensar, luego los malditos y deformes espejos del tiempo, luego nuestros huesos alejándose, no sin antes sentir el dolor, y por fin, adiós.
Una broma de pésimo gusto, adornada de lugares empalagosos, y personas como esta que me toco rozar. Todo eso hace que se haga mucho más difícil, no estar tirado en la obscuridad, todo eso hace que no quieras abrir demasiado los ojos.
Pero hace mucho más fácil, dejar de creer en la suerte o en el destino.
Y la puerta se cierra. Y la puerta suena por última vez.

E.I.

poesiasoscuras.blogspot.com.ar

No hay comentarios.:

Entrada destacada

Patios

Despertar dentro del sueño, tus ojos cubriendo mi cuerpo, tus párpados me acarician, sin embargo, la muerte, su aroma, está p...