30 oct. 2009


Dos.
Demasiadas manos agitándose además.

Dos. Sangre.
Los demás, diferentes. Humanos de jardín.

Mismas venas. Valores.
La vista, el oído. Engañan.

La soledad juega sucio.
Humedece la roca. Nubla los sentidos.

Tanto perdido (?)
Seguía tus pasos y cortaba mis venas por ti.

Los demás, que decir.
Nada. Los odiare un momento. Y olvidare luego.

Seres históricos han devorado a sus hijos.
Traiciones y tragedias en libros sagrados.

Entonces tu puñal, es nada.
Es solo mancha en este mundo de traiciones.

No existe. Tu tampoco.
Has muerto. No soy tu asesino.

Solo he cerrado por siempre mis venas.

No hay comentarios.:

Entrada destacada

Patios

Despertar dentro del sueño, tus ojos cubriendo mi cuerpo, tus párpados me acarician, sin embargo, la muerte, su aroma, está p...