Detrás de los cuadros de la belleza,
detrás de la belleza en vida,
me guardo la caricia de tu rostro,
y ofrezco esta mano, bendecida por el.

Remontas tu piel desnuda en el viento,
te refrescas en verdes lagunas de césped primaveral,
todo en su esplendor, la naturaleza y tu.

Desde lo lejos, hermosas aves te envidian,
la hermosura de tu ser, apaga cualquier intento de la primavera,
opacan a las flores mas bellas, lo frutales mas deliciosos.

Lo que toques,
florecera,
lo que evites, perecerá.

Corriendo por una lejana pradera,
un paisaje destruido por una roca sobresaliente,
tu atención, es alertada.
Te acercas y observas.

Si, es quien has rechazado hace un tiempo atrás,
no recuerdas nombres, aun menos rostros,
te sientas junto a la piedra y recorres tu pasado,
allí esta el, allí estas tu, ignorandolo.

Y ahora el yace aquí,
a tus pies, como lo había deseado.
Tu no ignoras su nombre en roca,
ha ganado, ha logrado que lo observes.

Ríes, y hasta has desprendido una lágrima,
mas que nada ríes,
a tus pies descansa,
solo que bajo tierra y nunca podrá guardar una caricia de tu piel.

Comentarios