Algo demasiado extraño comenzó hace unos días, me persigue de manera, diría, innecesaria.
El temor del que duerme, aplacado por la intoxicación del sueño, enloquecido luego por la interpretación del mismo al entorno que nos encierra en su realidad y sus continuas frustraciones, siempre buscando "el COMO", si, como aplicar el sueño a estos eventos que persiguen sin descanso a mi mente.
Quizá no hoy, quizá no mañana, quizá en otra línea de tiempo, tenga la explicación de este temor infundado. Aun no veo, aun no despierto, y aun en estado de no vigila, estoy inmerso en un sueño que me acosa y que desea ser descifrado.
Mi mente no funciona como debería, quizá nunca lo hizo, estoy aquí, esperando y soñando que me des un lugar para desmenuzar estas imágenes que me deterioran.
Un lugar, una acción, algo, y no esta nada interminable.

Comentarios