11 ene. 2012

XLIX



La historia, aquellos hechos pasados, alegres, inútiles, tristes, de profundo horror. Aquellos, tienden a repetirse.
Deja Vu.
Aprender de ellos, y no cometer los mismos errores, horrores, exageraciones, y por supuesto omitir los olvidos.

Hombre grita: “No mires jamás hacia atrás”.

Como; entonces; hemos de aprender si estamos siendo llevados a empujones hacia adelante, a un futuro incierto, inexistente.
En el cual cometeremos, con alevosía, los mismos errores, idénticos momentos.

Hombre grita: “Aprende de tus errores, mira la historia y no la repitas”.

Es inútil, estamos condenados a caminar en círculos, pequeños desvíos, que nos dan respiros, pero inconscientemente volvemos al mismo lugar (  o conscientes mas no queremos aceptarlo).
Puede  Usted verlo, oírlo, sentirlo.
Tantos Caines, tantos Abeles. Hermanos en muerte. La manzana, el pecado.  En tiempos actuales y venideros las prohibiciones son demasiadas y está en nuestras  raíces el quebrantar todo aquello que nos limite. Instinto.
Tentaciones y mentiras a cada paso, disimuladas en sonrisas amables, en abrazos, en mentiras de lealtad.
La sangre ha perdido su valor.
Nadie enfrenta el final para salvar su propia sangre.
Sin sacrificios.

Arboles de tentaciones, en ambos lados de la carretera. Susurros de doblegacion. Locura saltando alrededor.
Así caminamos. Atravesamos caminos. Los valores….., creo que ya, se ha olvidado el significado de estos.

Amparados por todo lo que fuere una farsa. Mis ojos arden, no necesito explicar el motivo. La sangre ha traicionado, las palabras reviven los momentos más obscuros. Las palabras son falsas, han pasado inadvertidas.
Quizá, permanecía ciego adrede. Necesidad.

Aquella música resultaba desafinada en algunos de sus pasajes.
Historia. Es la misma.
Todo se repite, el tiempo se ha vuelto loco, aun así, matara a todos quienes se atrevan a enfrentarlo, y no te ocultes, todo lo ve, nadie está a salvo.

Mientras tanto, omitimos el aprendizaje de aquellos errores pasados,  uno no aprende a evitar  las mismas faltas, sino que las mejora, atrozmente, las mejora.
Cuantos pereciendo sin razón, tantas traiciones, demasiados puñales en la espalda.
Todos abandonaran el camino, caminaras solo, puedes verlo, en el final, quedaras solo.

Me hablan de reencarnaciones?.  No es nada más que una extensión para mejorar con alevosía el resultado de nuestras faltas.
Aquí voy, camino a ningún lado, la locura aquí, a mi lado. Las tentaciones decoran el lugar.
Mi peso?.  Solo los puñales recibidos en mi espalda, puñales de traición, de una sangre contaminada por el odio.
Cuidado, el error más peligroso es confiar en la sangre.

Ve por tu camino, desgarra cada sonrisa, no te detengas.
Las voces intentaran devorarte, sigue, has oídos sordos a estas maldiciones.
Continua, ya vas solo, escuchas el viento, y lo último que escucharas será el dulce susurro del final.

No hay comentarios.:

Entrada destacada

Patios

Despertar dentro del sueño, tus ojos cubriendo mi cuerpo, tus párpados me acarician, sin embargo, la muerte, su aroma, está p...