No más que una fría caricia,
efímera, fantasmal,
solo una fugaz caricia,
y abandonas el lugar.

Siempre oculta,
siempre pasando inadvertida,
cuando en ti busco un pensamiento,
me distraes y nublas mi pensar.

Sera solo hasta la noche
en que despiertes temblando,
y mientras veo frente a mi todo ese tiempo arrastrado,
unas frías manos arrancan un rojo corazón.

Ya no me distraes,
puedo pensar en ti,
dejas imágenes que quiebran mi alma,
te muestras, y enseñas como ha de haber sido,
me ahogo en lagrimas.

Jugaste a las escondidas tanto tiempo,
jamás me has dejado vencer,
esperaste hasta el momento exacto,
te llevas lo que alguna vez, regalaste.

Dejando en su lugar,
la tristeza de saber,
que solo fue un sueño,
que fue tan solo un juego,
ya no mas soñar, ya no mas jugar.

Comentarios