"This is the strangest life I've ever know"

Lento respirar,
profunda sensación,
infinito sueño,
ojos abiertos,
fantasmas acurrucándose a mis pies.

Arrogantes, algunos de ellos,
demasiado tristes, otros,
mas una misma frase los unen,
"nada es importante, de una manera u otra moriremos".

Hablan de morir,
cuando ya lo han hecho,
mientras uno de ellos se mezcla en mis pensamientos,
me da las visiones de sus repetidas muertes,
"Cuantas veces he de morir?",
pregunta a un mortal, ese que se ha ido.

En marcha siniestra comienzan a erigirse,
una a uno, vienen a mí,
sus vivencias imponen,
fragmentos de ellas,
espejismos, de lo que fueran deseos alguna vez,
su dolor, y el desgarro de cada muerte,
que se repite una y otra vez.

Caigo rendido, ante desgarradoras imágenes,
todo su dolor, sus alegrías,
todo de todos ellos.
En mi cuerpo, en mi mente,
rayando ya la bella locura, caigo,
caigo a sus pies,
mi cabeza acarician y ya nada mas he de sentir.

Solo, despierto,
en un luminoso cuarto,
despojado de imágenes,
carente de sonido alguno,
solo y en silencio,
un silencio enloquecedor,
fuerte brillo que daña mis ojos.

Manchando el pulcro blanco
con la sangre de mis ojos,
por cada roja lagrima,
uno de ellos escapa,
lloro sus penas, sus alegrías,
lloro sus muertes, y su descanso final.
Entiendo ahora, que no escapan,
sino que se liberan.

Secos mis ojos,
vacio he quedado,
un cuarto manchado de rojas lagrimas,
cada una con significado.
He sido vaciado
sin rumbo vagando,
han despedazado mi alma, se la han llevado,
solo,
despojado,
todo y todos me han abandonado.

Comentarios