3 feb. 2013



El sabor,
ha desaparecido,
el tenue calor del sol
en mañanas de invierno,
ese sol, se ha apagado.
Aquellos ojos que brillaban,
en colores negros se han ahogado.
Reflejan solo muerte,
solo desolación,
no hay paz,
solo conflicto.

El incesante dolor de tu garganta,
el apabullador sonido de tus llantos,
tus entrañas se escapan por tu boca,
de rodillas, sangrando,
carne pegada a la tierra que sostiene,
es como si tus huesos fueran raíces en ella,
aullidos, gritos, lamentos,
y la piedad,
ella ha muerto.

Abrazando una roca,
cerrando tus ojos,
vuelves a tu ingenua niñez,
y piensas que nadie te vera,
el error, es imperdonable,
mortal.

Tú sabes, cuando vendrá,
el tiempo, quieres engañarlo,
lo ocultas,
pero sabes, lo sabes,
tus manos están marcadas,
y tu lista de pecados está llena.
Es hora de vaciarla,
hora de quemar tus manos.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

top [url=http://www.c-online-casino.co.uk/]casino online[/url] hinder the latest [url=http://www.casinolasvegass.com/]online casinos[/url] manumitted no store perk at the leading [url=http://www.baywatchcasino.com/]casino
[/url].

SommeiL dijo...

Encontré este blog de casualidad y era justo lo que andaba buscando. Me encanta cómo escribes y espero seguir leyéndote. Un abrazo.

Esteban Iacomelli dijo...

Gracias SommeiL

Entrada destacada

Patios

Despertar dentro del sueño, tus ojos cubriendo mi cuerpo, tus párpados me acarician, sin embargo, la muerte, su aroma, está p...