27 oct. 2013

Horizonte(II)



Atrapado,
infinito camino,
que obscuro se dibuja el horizonte,
cruzando ríos de dolor, tortura, muerte,
ojos que desean saborear dolor ajeno,
pensamiento que aun se mantiene fuerte,
mantienen estos ojos bien cerrados a tales figuras,
oídos sordos,
a desgarradores gritos,
sin embargo, sangran,
hirviente liquido viaja por el cuello hasta la tierra.

Atrapado
en infinitos caminos
con finitos destinos
solo uno, el eterno, irrepetible,
irrespetuoso a tus ideas,
destructor de pensamientos.

Obscuro se dibuja todo,
allá, lejos, en el horizonte.
Engaño,
casi sin moverte,
estas cruzando por su negrura,
caminas, esquivando a todos aquellos
que sobre ti se abalanzan,
aquellos que se alimentan de tu dolor.

Fuerte tu pensamiento,
mientras el horizonte,
esta aquí, aplastándote,
inminente y poderoso,
pasos hacia atrás, imposible,
nocturna y sigilosa ave,
esperando cegarte.

Final, llegada, todo conocido,
tapas tus oídos,
cierras tus ojos,
aíslas todo lo que tus sentidos
puedan absorber y transmitir,
paso firme,
continuo.

Murmullos,
roces, gritos,
cesando de a poco van,
el lugar, ha sido atravesado,
otra vez las encrucijadas,
otra vez la decisión,
sabiendo, dolorosamente,
cual será tu destino.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Atrapada en un mundo que no parece nada, una odisea griega encarnada en una figura mundana rodeada de fantasmas.
Un demonio en cuerpo de angel.
Una aventura sin fin, un aventurero sin ansias de vivir.
Y en una noche trémula todo se resume a nada.
Una efimera vida, una sagaz cuchillada, metal frío acariciando piel muriendo, un ultimo suspiro y sangre derramada.
Cayendo a la nada, muriendo al respirar, sintiendo el oxigeno quemar con la intensidad de una llamarada.
Así es un día en los zapatos de esta hada endemoniada.

Gracias por compartir tus poemas, son una obra de arte, un alivio al alma.

A.G

Esteban Iacomelli dijo...

Gracias a vos por leer y por dejar parte de tu poesia.

Entrada destacada

Patios

Despertar dentro del sueño, tus ojos cubriendo mi cuerpo, tus párpados me acarician, sin embargo, la muerte, su aroma, está p...