Viento(IV)

Hermosa mentira,
vivir en ella
es tan real,
placentero,
satisfecho en cuerpo y alma.

Paso en falso,
la noche cae detrás,
se nublan los ojos,
se borran las sonrisas,
solo queda en el aire
una burlona brisa
arrancando las últimas hojas
de un inocente árbol.

Tú, el cínico, el asesino,
todos,
la brisa se transforma
arrasa con todo a su paso,
la mentira se ha disipado,
caemos aplastados por esta inmunda realidad.

Feroz viento
la carne no se sostiene a inútiles huesos,
la sangre en el aire,
la respiras,
te ahogas,
te deshaces.

En lugar de correr,
en vez de buscar refugio,
arrodillado esperas el abrazo del viento,
abriendo bien los ojos,
los brazos de par en par
tú y el viento,
solo uno.

Comentarios

El viento siempre será un buen cómplice