Engaño



El filo por el que todos caminamos,
la salvadora mano, resignamos.

Es allí cuando el viento más fuerte sopla,
es allí cuando entendemos que somos nada,
que llegamos obligados a esta broma,
vida.

Los payasos de los ángeles,
nosotros, tontos mortales.

Sin embargo a través de tus ojos,
puedo enfrentarme a la vida,
mientras la muerte se relame a mis pies.

Comentarios