23 ago. 2015

Palabras

No ambiciono

a buscar alfabetos secretos,
ni deseo
buscar las palabras
más extrañas
de mi lengua,
solo deseo decir,
preguntar,
gritar,
mientras me ahogo
en dolorosas lágrimas,
¿Por qué?,
¿Por qué has muerto?
¿Por qué arrebataste tu ser
de esta egoísta tierra?
¿Por qué vaciaste tus venas
en los ríos de los que vagan
eternamente en profunda pena?

¿Por qué dejaste tirado
a la suerte del destino,
otro cuerpo,
otra alma?

Cuerpo que extraña,
alma que arrastra tus cadenas.
Retorciéndose en cada recuerdo,
dolor
en cada latido.

La eterna pregunta
sin respuesta alguna,
pues te has llevado
el sonido tu voz,
las verdades
que tanto tiempo
consumiste en descubrir.

Ciego,
sordo,
inmóvil,
de piedra,
ha quedado aquí otro cuerpo,
castigado por los días,
levemente curado por las noches,
una lagrima eterna
en su ojo izquierdo
pues el derecho
ya se lo ha arrancado
de tanto llorar,
piedra,
mirando siempre al mismo lugar,
ese lugar,
en el cual
me ves y te ríes,
ese,
en donde vives ahora.

E.I.     

http://poesiasoscuras.blogspot.com.ar

No hay comentarios.:

Entrada destacada

Patios

Despertar dentro del sueño, tus ojos cubriendo mi cuerpo, tus párpados me acarician, sin embargo, la muerte, su aroma, está p...