1632

“El salto de las almas

el fuego eleva sus garras
pensamientos más fuertes
la carne perece
las ideas, prevalecen.”

Cuanto más el sentimiento
dentro de mí seguirá,
ese que toca cada fibra,
el que vive tan dentro de mí,
el que jamás abandona.

De tanto en tanto,
se recuerda, vive,
juega entonces,
cruelmente, no lo sabe,
mientras caigo y me destrozo.

Ya como el invierno
absorbe el verde vivo de los árboles,
así, en alguna fría piedra
me encontraras.
Rodeado de dudas,
de preguntas.

El despertar,
cada vez más frio,
habitaciones más obscuras,
sangre cada vez más y más espesa,
ojos, más rojos, menos brillantes,
ven, de a poco,
como la vida en aquel jarrón,
se marchita,
inmóvil.

El dolor creía, era esto,
pues equivocado estaba,
el camino hacia el funesto final,
ese, es el verdadero,
el camino se torna cada vez más complicado,
el final, tatuado desde el amanecer,
siempre allí,
esperando,
con brazos abiertos,
solo para mí.

E.I.

Comentarios

Amnesia dijo…
Dando saltos por blogs , he encontrado el tuyo , me encanta como escribes , seguire leyendote