Debajo de la piel,
el hombre buscaba,
debajo de las mentiras,
hay algo de verdad.

Muestra la daga,
refleja el deseo,
su filo mortal,
entre partes de odio, amor y dulzura.

Vas, encuentras,
miras al cielo,
pero abajo estará tu lugar.
No lloras, no ríes.
Borrosa mueca...de placer.

Comentarios