8 mar. 2010





Silencio.
Desafortunado momento.
Reencarnación imprudente,
los ángeles se equivocan en su eterno existir.

Repentino asomo de un destino que no sucede,
detrás de las paredes de viejo adobe, se esconde la víctima.
No cede, no ante él.
Cobarde, no. Precavido y sigiloso se escabulle entre sombras.

Desde aquel lejano cielo, no todo se ve.
Descansa en su refugio, lejos de un cielo tan inalcanzable.
Llora en sueños, llora en su despertar,
el amanecer elude su existencia, y triste, sale de aquel lugar.

Cae,
aquellos ángeles vigías han robado su tierra,
en dejado un vacio,
cae, sin fin, esta pereciendo?
Es esto, es así como termina?
Una interminable caída?

Nada puede responder,
su memoria se escapa a él,
solo ve sombra que vuelan junto a él,
mezcla de sentimientos, sensaciones.

Su cuerpo no esta aquí,
más de alguna manera se siente reposar,
estas sombras lo mecen y acogen en sus brazos, sus alas?
Seres que no ve.

Solo y triste, en este vacío.
Es comienzo?
Es final?
Es una eterna nada?

No hay comentarios.:

Entrada destacada

Patios

Despertar dentro del sueño, tus ojos cubriendo mi cuerpo, tus párpados me acarician, sin embargo, la muerte, su aroma, está p...