Palabra viva



La palabra que escapa al eterno

y maldito baño de los sentimentalismos baratos,
la palabra que sabe de maléficos seres
babeándose a nuestras espaldas
esperando
asquerosamente esperando
pues de su lado,
su gran aliado,
es el tiempo.

El que seca,
el que todo lo absorbe,
la risa del más poderoso
se ahoga ante él,
el tiempo es una risa inaudible,
pero el dolor de su burla
nos pega fuerte
en los rostros,
en nuestras mentes,
a los que siembran
nuestro jardín.

La palabra que no es de gloria,
¿lo es?,
no,
¿escaparemos a la maldita broma?
¿las palabras bañadas en oro
nos conquistaran?
¿Esos ojo llorosos
nos quebraran?

Debería ser,
negativa, la respuesta,
debería ser no…
Esos ojos, esa voz,
palabras, miel,
y tu beso y tu imagen
y el susurro,
y los ojos, se cierran,
y la entrega,
y la daga,
y el calor recorriendo
como ríos mi cuello,
y en tus brazos, el cuerpo
la palabra,
y tu mano en mi mejilla,
y un último susurro
y tu carcajada,
y el crujir de tu trono.

EI
http://poesiasoscuras.blogspot.com.ar

Comentarios