Afuera está sucediendo,

mi interior ha sido arrasado,
coronas de flores podridas sobre mí.
Estaba antes en mi mano,
y se desvaneció.

Polvo cubriendo mi cuerpo,
cegando mis ojos.
Estas a mi lado,
me dejas a la deriva.

Poseedor de nada,
todo se lo ha devorado el viento,
el silencio es doloroso en ocasiones.
Arrastro este saco de huesos
hacia ninguna parte.

Qué es esto que siento,
sol quema,
luna sangra,
soy atravesado por las almas
que vagan en el purgatorio.

Herido de muerte,
todo se ha perdido,
he perdido la capacidad de sentir.


Se han robado mis lágrimas,
jamás podre demostrarte nada.
Caer sin ver el final,
eso,
es lo que me atemoriza aún más.

E.I.

poesiasoscuras.blogspot.com.ar

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Tiempo 2118

Patios