23 may. 2010

Imaginar que reducirse a sueños
nunca nos dañara.
Caminar otra vida,
la que ocultamos a la maldita realidad (la sin sentido)

Todo en nuestras manos,
hasta que los huesos devoren la carne.
El fantasma de aquella extremidad,
seremos lo que quede de nuestros pensamientos.

Era aquel un sueño,
desaparece, desaparezco con él,
dolor, más que el causado por el mundo real.
Nada ha quedado bajo mi poder.

Sentimiento de pisar la nada,
Cuerpo despedazado.
Respirar, hiere mi interior.
Parpados sellados.

Precavido debería haber sido,
oídos cerrados.
Vida que se va en sueños,
aquellos donde la libertad me pertenecía.

Vivir en sueños,
y en ellos he dejado lo que me torna real.
Parte he de ellos, afanosamente, deseo ser, los quiero aquí.
No más, ya no mas despertar, no extraño la luz en mis ojos.

No extraño aquello que siempre me fue ajeno,
en los mantos de una obscuridad absoluta,
te encuentro, y me tomas una vez mas,
y recuerdo porque he de vivir siempre en sueños.

No hay comentarios.:

Entrada destacada

Patios

Despertar dentro del sueño, tus ojos cubriendo mi cuerpo, tus párpados me acarician, sin embargo, la muerte, su aroma, está p...