1511.130216.-47

Cuánto tiempo más ardera este fuego

fuego de las entrañas
fuego que astutas mentes
disfrazadas en mantos blancos,
mantos negros,
imponen,
aun cuando los cuerpos ensangrentados
caen a la ardiente e insensible tierra.

Intentan, intentan, fuerzan,
el fuego nace de las entrañas de la tierra,
la salvación en el frio mar de las alturas,
debajo de esos mantos,
personas,
nada pueden saber de los inicios.

Llamas infernales o no,
ya no es importante no,
un camino guiado
es la nada misma,
en el desierto no hay caminos
cada paso, marcara tu sendero,
a ciegas.

Mientras con palabras robadas
vienes a tocar mi mente
escupo en tu boca
y me retiro de aquí,
no busques en mí
lo que tú crees, maldito ser,
tu pecado es tu inventada superioridad
por sobre los libres pensadores.

Ya no quiero oír tu plegaria,
devoro mis oídos,
no deseo ver tus ademanes de veneración
abrazo a los cuervos
y les ofrezco mi mirada,
cielo, infierno,
rio y no paro de hacerlo,
¿qué es esto que vivo?
¿Cielo o infierno?

Dame muerte y llámame,
quizá podre hablarte,
y limpiar tus ojos
alejar tu sordera,
y déjame creer
que han estado por siglos
equivocados.

E.I.

poesiasoscuras.blogspot.com.ar

Comentarios