22 may. 2016

Momentos

De cómo nace el viento,

de cómo nace y muere el día,
nadie puede decir
palabra alguna,
sucede
y en el medio,
justo allí,
nos movemos,
ignorantes y sabios,
vivos o ya casi muertos.

Prometes sol,
mas las grises y pesadas nubes
se niegan a moverse de allí,
del cielo,
de los ojos,
cesa el viento,
pues el ama esas nubes,
la luz hoy
es enterrada
antes de su tiempo.

No veas demasiado,
no más allá de tu mano,
no hundas tu mirada en otra,
no abras los ojos
si lo que quieres es obscuridad.
No hables,
si no deseas que griten la verdad.

Nada esta prometido,
y el momento es lo único que existe,
reniegas a eso,
más así juegan con nosotros
los titiriteros,
adentro, no tu carne,
no tus huesos,
adentro,
todo se destroza,
te desmoronas,
la pena
que no puede escapar,
y tus sentidos
se encargan de traer más aun,
de encerrarla allí,
adentro.

Abrazado a tus rodillas,
gimiendo,
el momento,
ni atrás, ni adelante,
aquí, ahora,
se destrozan los cristales,
el agudo grito de desesperación,
cortan tus ropas, tu piel,
y rojo, todo es rojo,
como tus ojos,
cansados ya de tanto llorar.

Y es ahora,
aquí,
en el momento,
masticas el cristal,
te recuestas sobre él,
y rojo es afuera
rojo adentro.
El momento escapa,
la pena se apaga,
el dolor resiste,
y el sueño de ti
se apodera.

E.I.

http://poesiasoscuras.blogspot.com.ar

No hay comentarios.:

Entrada destacada

Patios

Despertar dentro del sueño, tus ojos cubriendo mi cuerpo, tus párpados me acarician, sin embargo, la muerte, su aroma, está p...