27 ago. 2016

Despues

En ese momento
caminando en la vida
senderos en el aire
el verde
amarillo y crujiente ya,
árido el camino
osamentas
en ambos costados
del bello siniestro camino.

Golpe de estrellas
frio
todo se hace propio,
la noche
absorbe el paisaje
cada tropiezo
resulta en una nueva herida
por la cual la noche
el camino
se mancha de roja y tibia sangre,
aun así,
el sendero llama a caminar.

No busca el pastor conducir a su rebaño
es siempre al revés,
las ilusiones los son todo
este camino lo es
la luna y su tenue luz
liberan esa, la hermosa figura,
tu mano no llega hasta aquí,
no quieres intentar
adentrarte en el bosque,
ya no quieres salvarme,
solo mentir,
el sendero está allí,
si me buscas,
estaré ya
a unos de los costados del camino.

E.I.

poesiasoscuras.blogspot.com.ar

No hay comentarios.:

Entrada destacada

Patios

Despertar dentro del sueño, tus ojos cubriendo mi cuerpo, tus párpados me acarician, sin embargo, la muerte, su aroma, está p...